|16/09/20 04:39 PM

Mendoza coprocesó más de 900 toneladas de neumáticos sin uso

El almacenamiento de los neumáticos usados supone un grave peligro medioambiental

Por Redacción

Con las inspecciones realizadas en los distintos oasis productivos de la provincia se logró encontrar neumáticos que ya estaban listos para ser quemados, desde el Gobierno se busca instruir al productor que la quema no tiene ningún efecto real sobre las heladas y produce una gran contaminación con altos riesgos de incendio

Mendoza sigue avanzando en el tratamiento integral de todo tipo de residuos cuyo objetivo es contribuir a la prevención de enfermedades y el cuidado del ambiente, 930.000 kilos de neumáticos fuera de uso han sido erradicados de diversas reparticiones públicas municipales, provinciales, privados y entes descentralizados.

El secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, detalló que “mediante el coprocesamiento de los neumáticos fuera de uso aprovechamos el valor energético de los desechos para lograr su total integración al proceso de producción del cemento bajo los más altos estándares ambientales y sin dejar ningún tipo de residuo”. Y agregó: “No solo estamos contribuyendo a la preservación del ambiente evitando que sean quemados a cielo abierto sino que evitamos la proliferación de enfermedades relacionadas con la acumulación de agua y residuos por la disposición inadecuada de los neumáticos”.

Cabe destacar que nuestra provincia se convirtió, a través de la Ley 9143, en la primera del país que da tratamiento y disposición final al 100% de este residuo. Esta ley prohíbe acumular neumáticos a cielo abierto, depositar y transportar neumáticos junto a otros residuos sólidos o residuos peligrosos, almacenar neumáticos fuera de uso cerca de depósitos artificiales o naturales de agua, disponer los neumáticos en escombreras o enterrarlos, abandonar neumáticos en espacios públicos, quemar neumáticos a cielo abierto, entre otros.

 

La Ley 9146 y su Decreto Reglamentario 1374/2019

La quema de neumáticos fuera de uso (NFU) por diversos motivos, genera un impacto negativo sobre la calidad del aire ambiente, que ha sido analizado e informado por la DPA oportunamente.

Del mismo modo, el impacto negativo de esta práctica se ve reflejado sobre la seguridad en el tránsito vehicular, cuando el humo reduce la visibilidad a baja altura sobre las rutas y calles cercanas a dichas quemas.

Una de los motivos más difundidos de esta práctica en nuestra Provincia se produce en fincas de cultivos de diversos frutales, en un intento de evitar que las heladas tardías dañen la producción. Este fenómeno se produce en Mendoza generalmente durante los meses de agosto, septiembre y principios de octubre. Cabe destacar que esta actividad no tiene ningún efecto real sobre las heladas y produce una significativa contaminación ambiental, además de riegos de incendios.

La sanción de la Ley 9146 y su Decreto Reglamentario 1374/2019 permitió que exista un marco legal para evitar esta quema a cielo abierto, y a la vez dar una respuesta a la disposición final de los neumáticos usados, como un residuo sólido susceptible de ser incinerado en dispositivos que garanticen su combustión con el mínimo impacto de sus emisiones a la atmósfera y reducido residuo de cenizas.

 

Multas

En el caso que la combustión de los neumáticos desencadenase un incendio de mayores proporciones, el responsable podría ser juzgado a través del Código Penal, que prevé de 3 a 20 años de prisión o multas económicas.

Las multas oscilan entre los $1700 a los $255.000, dependiendo de los daños ocasionados por el incendio.