Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|14/08/20 07:27 AM

Los jóvenes mendocinos luchan contra la corrupción

Ideas para combatir la corrupción y fortalecer los valores democráticos de la Argentina que se viene

Adolescentes mendocinos que representan a escuelas secundarias de la provincia fueron parte de los estudiantes de todo el país que participaron de un encuentro virtual con un importante objetivo, volcar ideas contra la corrupción.

La iniciativa estuvo coordinada por dos importantes entidades, la Fundación Contemporánea de Argentina y el Instituto Republicano Internacional. Se denomina ‘programa Democrathon’, donde de los organismos, colocaron a especialistas que diseñaron el encuentro en forma de concurso para atraer aún más la participación activa de los más de 500 jóvenes que tomaron parte en la instancia de formación. De allí quedaron conformados alrededor de 60 equipos que participan en diferentes categorías.

El Ciudadano tuvo acceso al material que elaboró la organización entre lo que pudimos destacar, “los estudiantes secundarios que participan del ‘programa Democrathon’ tuvieron la oportunidad de dialogar con Eguiar Lizundia, senior governance manager del International Republican Institute (IRI). El especialista brindó herramientas para mejorar la transparencia y la participación ciudadana”.

El expositor, seguido por los chicos de todo el país, destacó además sobre las escalas del poder: “la gran corrupción o corrupción política, que involucra a los poseedores del poder y grandes cantidades de recursos. La corrupción menor o administrativa, que se refiere al abuso diario por parte de funcionarios públicos de nivel bajo a medio”.

Sobre la base de estas definiciones a lo largo de su exposición, Lizunda resaltó a los secundarios una cuestión más que preocupante que hoy ocurre en el mundo, fundamentalmente en Argentina: “Promover esquemas de gobierno abierto es fundamental para combatir la corrupción, debido a que ofrecen mayor transparencia, participación ciudadana y colaboración entre el Gobierno y los ciudadanos. Según su análisis de los datos disponibles, se observa que existe una correlación entre el desarrollo económico y el control la corrupción, lo que deriva en que la corrupción contribuya a la crisis democrática. En este escenario, gran parte de los esfuerzos anticorrupción están estancados”.

 

Valioso aporte de los jóvenes

Profundizando el desafío de las dos prestigiosas instituciones, El Ciudadano entrevistó al director del Programa Democrathon, Santiago Fraga. A quien se le preguntó sobre las ideas y objetivos que se pretenden alcanzar:

“El ‘programa Democrathon’ es una maratón de ideas para combatir la corrupción y fortalecer la democracia. Por eso damos participación a los jóvenes, por medio de encuentros, talleres interactivos, juegos y entrevistas con expertos. Además, participan de actividades de investigación y análisis, con el fin último de una preparación para un concurso de ideas”.

 

–¿Por qué jóvenes de secundaria?

–Sumamos a los jóvenes porque entendemos que ellos constituyen la fuerza más pujante de una sociedad y nos pueden ayudar a cambiar algunos rasgos culturales, a visibilizar problemas y aportar ideas nuevas. Resalto que un elemento central del Democrathon tiene que ver con aporte tecnología que ellos conocen muy bien, porque viven en un entorno digital.

 

–¿Cuáles son los puntos centrales del programa?

–El concurso tiene el objetivo central de ayudarlos en la formación, para que presenten una idea, para que ellos compitan con la misma y financiar el desarrollo, ya que el Democrathon prevé premios en distintas categorías, entre $250.000 y $150.000 en el caso del primero y segundo premio. Esto es para que ellos puedan desarrollar esa idea con la que se presentaron en el concurso, compitieron y el jurado los encontró ganadores.

 

–¿Es una iniciativa internacional?

–Esta es una iniciativa que está desarrollando la Fundación Contemporánea en la Argentina. Se debe tener en cuenta que la Fundación tiene más de 30 años trabajando con jóvenes, promoviendo calidad democrática y al mismo tiempo, es una acción conjunta con el Instituto Republicano Internacional. Esta última es una organización no partidaria y sin fines de lucro, que trabaja en más de 100 países, en el fortalecimiento de la democracia a través de distintos programas.

 

Pasos contra la corrupción

–¿Qué señales dan los jóvenes sobre este tema?

–La corrupción no necesariamente política, también es el abuso de un poder confiando para un bien común que se utiliza para un interés propio. Es ese trastoque entre la confianza que se otorgó a esa persona y lo que ella hace con esas facultades. Y esto sucede puede suceder de distintos ámbitos, también en el ámbito privado y en todo ámbito donde existen grandes y pequeñas corrupciones. En concreto cualquier abuso de poder confiando en beneficio propio, se interpreta como corrupción. En ese sentido los jóvenes tienen particular sensibilidad en torno a esto, nuestra experiencia trabajando con este grupo de jóvenes así lo indica.

 

–¿Despierta esperanzas para el futuro del país?

–El mérito del programa ha sido mostrar otros elementos en este tema. Además de plantear algunas cuestiones que son de tipo cultural, ampliar la definición y la mirada sobre el tema y que es algo que tenemos que resolver entre todos, porque precisamente la responsabilidad de uno, del político y de cada uno de todos nosotros, donde aportemos ese grano de arena para que la corrupción no nos robe el futuro y hasta la vida, como se vio. Entonces el problema muy complejo, que necesita una mirada muy amplia y de trabajo en conjunto. Y ahí los jóvenes nos aportan mucho con sus posturas e ideas”.

 

–¿Se erradicará definitivamente este flagelo de la vida de Argentina?

–No creo. Ni en la Argentina, ni en ninguna parte del mundo. Siempre existirá la posibilidad de que algún poder confiado termine siendo utilizado para otra cosa, por lo que considero que deberemos velar por siempre, para que eso no ocurra, Combatirla dependerá de las mejores prácticas y cambiando las tenencias, donde nuestro país tiene condiciones y herramientas para cambiar esa tendencia. En los últimos tiempos se han sancionadas leyes, como acceso a la información que demuestran eso, junto a compromisos, como los que hoy asumen nuestros jóvenes, que nos abren sobradas esperanzas.