|27/04/20 08:06 AM

Los empleados privados encuentran soluciones, mientras los estatales están en problemas

La decisión del Gobierno nacional de aportar el 50% de los sueldos que pagan las empresas alivia su situación, pero en Mendoza el SUTE está en alerta por declaraciones del ministro Nieri

La provincia de Mendoza muestra dos caras, que surgen en medio de una cuarentena que continúa prolongándose, siempre con el concepto de que primero está la vida de la gente y luego lo económico. Y esto último es lo que está comenzándose a solucionar, frente una difícil realidad que también se muestra ante el paso de la pandemia, crisis económica.

Una cara es el sector privado, donde con todos los inconvenientes que las empresas declaran, producto de la parálisis, están teniendo respuestas desde el Estado nacional. Créditos a tasa cero, beneficios impositivos y el pago del 50% del sueldo de sus empleados es el lote con el que los empresarios encaran la crisis

La otra cara es el sector público, donde las cuentas del Estado han encendido las alarmas al arrimarse a un preocupante rojo producto de la fuerte caída de la recaudación. 

Si bien el Estado nacional aquí también hace su aporte con aproximadamente $5.000 millones con Adelantos del Tesoro Nacional (ATN), Mendoza debió aportar lo suyo para enfrentar la pandemia con todas las medidas que implicó la cuarentena. 

Y aunque toda la clase política con cargos en el Estado –oficialismo y oposición– dio señales con descuentos en sus haberes, pareciera ser que los próximos meses serán muy duros. 

Donde uno de los costados del estado que podrían sentir el cimbronazo serían los trabajadores públicos, porque no estarían garantizados los pagos totales de sus sueldos, como advirtió recientemente el ministro de Hacienda Lisandro Nieri.

Gran parte de las empresas comerciales está en problemas

La parálisis que implica el aislamiento dispuesto para enfrentar la pandemia se sintió con mucho rigor en todas las actividades comerciales que no fueron incluidas en las exceptuadas por el Gobierno nacional. Con ellas era esperable que se temiera por las fuentes de trabajo,

Ante eso, El Ciudadano dialogó con el secretario general del gremio de los mercantiles, Fernando Ligorria, quien reconoció: “Sabemos que el 80% de los comercios de Mendoza están en grave situación producto de la cuarentena. Por eso, ese porcentaje ha solicitado al Gobierno nacional ser beneficiados por el programa Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y de esa manera recibir el 50% del salario de los trabajadores”.

Según Fernando Ligorria “las fuentes de trabajo no están comprometidas”.

Al consultarle si su gremio tomaba la misma posición de la CGT, de exigir que la otra parte del salario la aportara el privado, afirmó: “Sí, no solo estamos solicitando que el privado pague la otra mitad del salario, porque es lo que corresponde, también lo exigimos. Recordemos que el empleado debe recibir del empleador la remuneración tal cual lo establece el Decreto de Necesidad y Urgencias (DNU) firmado por el Presidente dentro del paquete de medidas dispuesta durante la cuarentena”.

“La mayoría de los comercios de Mendoza –reconoció-,  están comprometidos desde antes de la cuarentena por el coronavirus. La actividad se encontraba dañada y con graves problemas, que se hacía, para muchos, imposible de resolver. Un todo que se multiplica con la parálisis de aislamiento que nos ha impuesto el COVID-19”.

Cuando se le preguntó si ante el cierre de comercios peligra el trabajo, respondió: “Uno espera que las fuentes de trabajo no sean comprometidas. La misma legislación del DNU implica también que no solo se debe mantener a flote el comercio, sino el trabajo que brinda. 

Y agregó que “además, toda reglamentación emitida en plena emergencia sanitaria y ahora económica, están dictando como prohibiciones despidos y suspensiones. Lo otro, es la vigencia plena de la doble indemnización, por lo que en definitiva las fuentes de trabajo no se verían comprometidas”.

Advertencia de los docentes

Distinto es el momento que viven los trabajadores estatales mendocinos, quienes han sido advertidos que sus salarios no están asegurados para los meses que vienen. 

Uno de los sectores con más trabajadores públicos es el docente, por eso fue entrevistado el secretario general del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), Sebastián Henríquez. En su primera respuesta dijo: “Ante las expresiones del ministro Lisandro Nieri de que se pone en duda pagar los sueldos el mes que viene, nosotros, desde el gremio que agrupa a todos los docentes le decimos que se paralizará el servicio educativo”

Sebastián Henríquez, del SUTE: “El panorama es difícil”.

Es decir que si no hay salario, no habrá clases. Estas últimas no se han detenido con la cuarentena, lo hacemos en forma virtual con todos nuestros alumnos. Una cuestión que para el educador es una inmensa sobrecarga de trabajo”, aseguró.

Cuando se le solicitó precisiones, contestó que “las tareas implican el doble de lo que se hacía en forma presencial. Son 24 horas del día disponibles con una presión enorme y en eso sobresale la mayoría de docentes mujeres. Ellas con sus propios hijos, encerradas en sus casas, desbordadas, gastando sus propios recursos con un salario congelado. Sueldo que ya era de pobreza”. 

El sindicalista advirtió: “Ante este difícil panorama y las decisiones que toma el Gobierno sin un mínimo de consulta con las representaciones gremiales de los trabajadores, estamos tomando determinaciones”. 

Estamos haciéndole saber al Poder Ejecutivo que vamos a organizar un paro de actividades, con la convocatoria a reuniones de delegados y asambleas virtuales. Esa misma acción le sugerimos a CTERA (NdR: Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), porque esto está pasando en todo el país. Aquí ya estamos en comunicación con el resto de los gremios estatales en el convencimiento de que la crisis económica, producto de la cuarentena, no la deben pagar los trabajadores”, consideró Henríquez.

TAGS