|10/11/21 07:48 PM

Las personas mejor formadas en tecnología, cobran más dinero

En el programa El Interactivo hablamos con el abogado laboralista, Juan Pablo Chiesa, quien habló sobre nuevas formas de trabajo en el mundo

Por Redacción

Las nuevas estructuras sociales, el avance de la economía del conocimiento y nuevas herramientas tecnológicas, provocaron que algunas profesiones y formas de trabajo cambien y que otros tantos, surjan para poder abarcar las necesidades de un mundo cada vez, más globalizado.

Así todas las carreras relacionadas con redes sociales; el marketing digital, community manager y otras tantas como los operadores de bolsa, aparecen en el siglo en donde las tecnologías corren a la velocidad de la luz.

De este tema hablamos en el programa El Interactivo -que se emite por Facebook y YouTube de El Ciudadano de lunes a viernes a las 13- con el abogado laboralista, Juan Pablo Chiesa.

“Vivimos en un mundo globalizado, la automatización, digitalización, la robótica ya está en el mundo. Es un paradigma que modificó el siglo XXI. Los países que no están a la altura de la tecnología, la ciencia y el conocimiento realmente van a quedarse atrás"

En cuanto a esto, sostuvo que en nuestro país "hay una carencia muy grande a nivel educativo" y manifestó: "Argentina ve la educación como gasto y es una inversión".

Asimismo expuso que bajo su teoría habría que "dejar el trabajo en la juventud, 18 a 24 años, para formarse que sería una economía individual, enriquecer el conocimiento para el futuro tener mejor progreso, mejores salarios a nivel individual".

En este sentido destacó que lo más importante en la actualidad "es aparte del servicio, la tecnología y el capital humano. Está comprobado por datos del INDEC que las personas mejor formadas tienen mejor porcentaje de salarios y mejor acceso a trabajo. Los menos formados terminan en lugares de operarios o administración".

La importancia del capital humano

La parte más valiosa del PBI en los países desarrollados es "la economía del conocimiento", un índice que se calcula y hoy "los que queden fuera del sistema educativo, son los que encontrarán lugar en una industria que cada vez se robotiza más".

El especialista consideró que "hay estrategias: tenemos una ley de economía del conocimiento, una ley de teletrabajo y no la sabemos aplicar, nos falla la operatividad. La ley es perfecta, cúmplanla, innoven. La economía clásica se terminó, tiene un techo, ahora viene la economía de plataformas, esa moneda virtual que se va a meter en el mundo no te va a pedir permiso", sostuvo.

De acuerdo con las nuevas formas de trabajo que surgieron en la actualidad, indicó: "el capital humano es tan importante que no hará que la robótica o la digitalización suspenda puestos de trabajo, es todo lo contrario. Necesitamos que la maquinaria del conocimiento se quede con el trabajo, o sea acompañando al humano. Hay que conocer, leer, instruirse y aggionarse a una tecnología".

—¿Cuál es la oferta laboral para una persona que tiene solamente secundario completo?

—Hoy a una persona con secundario completo le es imposible conseguir un puesto de trabajo acorde o próspero. Va a conseguir puesto de trabajo, de operario o medio para abajo donde no va a tener crecimiento si no se capacita. Esto sucede porque hoy con un título universitario no te alcanza. Necesitás un doctorado, posgrado o especialización que acompañe. La innovación tecnológica está tan a flor de piel, la OIT destina 45 millones de puestos de trabajo por año. Una Argentina por año en puestos de trabajo en el mundo de tecnología. Si no tenés formación en Office, en idiomas es complicado, muy complicado.

—El avance en la industria del conocimiento y la tecnología ¿es más para el beneficio del inversor o para el desarrollo de la masa laboral?

—Tenemos los que dicen que el empleador es un tirano, malo, te azota, un capitalista. El trabajador es un vago. Bueno, terminemos con esto. Porque el derecho del trabajo protege a los dos trabajadores, son dos partes iguales. Si bien el que invierte tiene el capital o recursos lo hace en beneficio propio y beneficio social. Ambas se complementan, no son enemigos, eso hay que entender.

En este sentido, el entrevistado aconsejó: "Enriquécete de capital humano", para poder crecer junto a la tecnología y que la misma, sea nuestra compañera durante el desarrollo.