|06/09/21 01:47 PM

La iniciativa que busca impulsar el aceite de oliva mendocino

El presidente del INV Martín Hinojosa indicó que a través de la identificación geográfica quieren “dar prestigio” a este producto 

Por Redacción

La identificación geográfica está presente en los vinos mendocinos desde hace tiempo. Ahora, el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) busca que esta denominación de origen también se aplique en los aceites de oliva.

La propuesta se viene trabajando desde la Asociación Olivícola de Mendoza (Asolmen) junto con distintos referentes del sector.

En diálogo con FM 91.7, el presidente del INV Martín Hinojosa explicó: “La posibilidad de certificar con identificaciones geográficas las zonas olivícolas da la oportunidad, sobre todo comercial, de un marco de calidad al aceite”.

“Es decir, como hacemos con el vino donde uno puede poner la identificación del Valle de Uco, Vistalba, Altamira, que da un prestigio y en el exterior se valora mucho”, agregó.

En ese sentido, Hinojosa resaltó que las identificaciones geográficas “están en todo el mundo” y que están alineadas con los requisitos de la Unión Europea, por lo que dan “un marco y piso de calidad”.

 

 

Así, a través del Ministerio de Agricultura de la Nación se podrán tramitar las identificaciones geográficas que inciden, sobre todo, "para la exportación del aceite de oliva mendocino, que es muy bueno y se valora mucho en el exterior”, indicó.

“Vemos en el vino que nos ayuda mucho y a veces es un valor agregado que tienen las distintas bodegas que se instalan en una identificación geográfica”, reconoció el titular del INV.

 

Martín Hinojosa.

 

Desde Agricultura deberán trabajar en los requisitos para que los productores olivícolas puedan acceder a este beneficio que, en algunos casos, incluirá líneas de financiamiento, “pero también de subsidios para acceder a la identificación geográfica, tanto productores como industriales”, resaltó Hinojosa.

Y concluyó: “Las ventajas son un mayor valor agregado y la posibilidad de herramientas desde financiamiento blando hasta subsidios de hasta 1,5 millones de pesos por certificación”.