|02/03/21 09:54 AM

Ingresos Brutos: el incómodo estado por una suba calculada

El camino en el Congreso de la Nación estaría preparado para que las provincias suban al tope el tributo.

La semana pasada se conoció la media sanción de este nuevo pacto fiscal que pretende llevar adelante la Nación en una clara negociación con las provincias para que frenen o no inicien reclamos judiciales por la masa coparticipable.

Es que algunos gobiernos provinciales, asfixiados por los gastos y la baja recaudación afrontada en tiempo de pandemia, ahora precisan de más activos con los cuales enfrentar sus planes de Estado y, en casi todos los casos, las campañas por las legislativas 2021.

En ese sentido es que el Senado de la Nación el último miércoles de febrero aprobó la medida que habilita a las provincias a subir Ingresos Brutos a cambio de renunciar por un año a los reclamos por la Coparticipación Federal de Impuestos que no está cumpliendo el Gobierno Nacional.

 

 

Ante un año muy difícil para la gestión de Alberto Fernández la idea es ganar tiempo y quitarse algunos lastres de encima brindándole la potestad a todo el país para que decidan la suba del tributo que no es coparticipable.

Las medidas contemplan también la eliminación de topes al impuesto inmobiliario y permite incrementar las alícuotas del impuesto a los Sellos, a la vez que podrán reestablecer los impuestos que algunas aplicaban sobre el salario a trabajadores. 

En resumen, con el nuevo mecanismo que espera tener luz verde muy pronto en la Cámara de Diputados de la Nación Argentina es que se teme una escalada de los impuestos que no será fácil de digerir por la gente. Sobre todo por las empresas que deberán trasladar ese costo extra al ya aterido bolsillo de los súper vivientes de la pandemia que enfrentaron una escalada en los precios magnífica.

 

 

Para refrescar, el Impuesto sobre los Ingresos Brutos (IIBB) es un tributo que aplican todas las provincias argentinas y la ciudad de Buenos Aires sobre los ingresos obtenido por las empresas involucradas en actividades comerciales, industriales, agrícolas, financieras o profesionales. 

Esto le permitiría a los Estados provinciales recaudar alrededor de $700.000 millones. En caso de aprobarse el proyecto, las provincias que habían empezado el proceso de reducción podrán volver a subir o en su defecto, congelar la baja. 

Como se dijo, la negociación incluye a cambio, que las gobernaciones deberán renunciar a las demandas judiciales contra el Estado Nacional por un año absteniéndose de iniciarlas o suspendiendo los ya iniciados, en relación al régimen de Coparticipación Federal de Impuestos. 

Esto significará para los empresarios una suba “en impuestos provinciales que será imposible de afrontar dada la coyuntura de alta inflación y caída del consumo y la actividad económica a niveles muy preocupantes”, reclamaron desde la Unión Comercial e Industrial de Mendoza, UCIM. 

“Mendoza, una de las que más bajó el IIBB”, aclaran con alguna esperanza desde el sector empresarial y comercial de la provincia cuyana.

 

 

A contramano con lo que aconsejan en el mundo 

En el otro extremo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, organismo internacional compuesto por 37 estados cuyo objetivo es coordinar políticas económicas y sociales y con sede en París, acaba de aconsejar dada la crisis pandemia, bajar impuestos; especialmente los Ingresos Brutos. 

Entre sus principales sugerencias, la OCDE recomienda realizar una reforma tributaria sin un impacto en los ingresos que incluya: 

  • Bajar el mínimo no imponible, ingreso a partir del cual los contribuyentes empiezan a pagar el impuesto sobre la renta de las personas físicas.
  • Eliminar gradualmente el impuesto sobre los ingresos brutos y sobre las transacciones financieras.
  • Ampliar la base imponible del impuesto al valor agregado (IVA).
  • Introducir progresividad en las contribuciones en las contribuciones a la seguridad social. 
  • Disminuir temporalmente las contribuciones a la seguridad social para trabajadores con salarios bajos cuyos puestos de trabajo se integran al sector formal. 

Asimismo, el organismo explicó que estas medidas deben ser acompañadas por otros esfuerzos para fomentar la formalización, incluyendo la flexibilización de normas del mercado laboral formal. Sabemos que la crisis provocada por las medidas para abordar la pandemia por covid que enfrenta el mundo, trajo consigo una crisis económica inédita. 

A raíz de eso, es que aconseja que tanto los Estados como el sector privado deberán implementar medidas también inéditas para enfrentar y superar la coyuntura. 

 

 

“Las recetas de siempre, llevaron a nuestra economía, cíclicamente a caer en pozos realmente críticos y que no solo son difíciles de superar sino que además se traducen en empleos que se pierden, en personas que caen en la pobreza y en la indigencia, entre otras consecuencias y en un país que sigue en donde esta: el estancamiento, la pobreza y el subdesarrollo”, advirtió mediante un comunicado la UCIM. 

Y prosiguió: “Las autoridades de los tres niveles gubernamentales deben entender que no es con más impuestos que se va a promover la inversión y reactivar la economía. UCIM lo ha reiterado en innumerables oportunidades: el nuestro es de los sistemas más asfixiantes del mundo (160) y no es con impuestos que se puede crecer, sino todo lo contrario, lo único que se hace es expulsar a los emprendedores a la informalidad y aumentar la responsabilidad de quienes se encuentran en la formalidad, soportando todo el peso·. 

“Los estados deben resistir la tentación de seguir incrementando sus costos por temas electoralistas o las causas que sean. La actividad de Industrias, del Comercio o los Servicios será la única forma de generar riqueza, tan necesaria para nuestro país. 

Achicar el estado, utilizar los recursos de manera eficiente, alentar la inversión privada con medidas concretas parecen medidas más adecuadas para poder superar de una vez por todas, nuestra historia de fracasos”, recordó.