|05/04/21 08:18 AM

Horas complejas para Suarez: reunión con intendentes y restricciones en carpeta

El gobernador prueba su muñeca política en un cónclave con todos los intendentes mendocinos, Algunos solicitan medidas urgentes y otros moderación antes de tomar decisiones que afecten nuevamente las libertades, la economía y hasta quizás, la educación presencial 

Ante la escalada de casos a nivel nacional pero también provincial, el gobernador Rodolfo Suarez define junto con todos los intendentes departamentales este lunes, el marco de acción gubernamental para intentar frenar el avance de la nueva ola de coronavirus.

Desde las 10 de la mañana, en Casa de Gobierno, se llevará adelante el importante cónclave entre los funcionarios.

Hasta el momento y de cara a la segunda ola de la pandemia, el Gobierno nacional ha implementado la estrategia de depositar plena confianza y capacidad de acción en los gobernadores, evitando dictar medidas restrictivas o flexibilizarlas desde Casa Rosa. Según la actual postura, son los mandatarios provinciales quienes deben “tomar la posta” en ese sentido pero siempre teniendo en cuenta dos criterios epidemiológicos.

Según el artículo 4 del DNU 167/2021 vigente que prorroga la emergencia sanitaria, se proponen dos indicadores para definir el riesgo epidemiológico, los mismos son:

  1. Razón de los casos: Cuando el cociente (resultado de dividir) entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos 14 días y el número de casos confirmados acumulados en los 14 días previos, sea superior a 1.20.
  2. Incidencia: cuando el número de casos confirmados acumulados en los últimos 14 días por 100.000 habitantes sea superior a 150.

 

La visión del gobernador de Mendoza

Ya que las decisiones en torno a las restricciones, están regionalizadas, hay tener en mente la situación sanitaria de cada departamento y provincia porque es en esos focos muy específicos (departamentos y localidades) que se pueden dictar nuevas medidas que los impliquen.

Es un secreto a voces que Suarez no comulga con la idea de nuevos cierres de actividades comerciales y tampoco de momento, alguna medida que afecte la presencialidad de las clases.

Dicho panorama sería el que también tienen  -en líneas generales- los intendentes mendocinos que hoy junto al Gobernador revisarán que acciones se pueden tomar. Estarán todos presentes, salvo el jefe comunal de Guaymallén, Marcelino Iglesias quien en las últimas horas fue diagnosticado con coronavirus positivo en un test que se realizó.

Es de esperarse que tras el cónclave que tendrá lugar este lunes por la mañana, se definan los pasos a seguir para pequeñas zonas, localidades y puede que hasta para todo un departamento en particular.

Por ahora, el común denominador que tienen los 18 intendentes, recae en la aplicación de restricciones nocturnas. Solo basta destacar que Rivadavia y San Martín, solicitaron a Suarez la autorización para restringir actividades en esos departamentos desde la  1 a la 6 de la mañana y para todas aquellas personas que no sean consideradas esenciales.

Algunos creen que el gobernador debe adoptar una decisión (con con el consenso y respaldo de cada mandatario previamente) que afecte a toda la provincia, excediéndolos a los intendentes para que en ese sentido, el mensaje y la orden con el parámetro sanitario sea firme e integral. Algunos caciques apuestan al trabajo mancomunado para intentar combatir la pandemia y no simplemente a que cada localidad se mire el ombligo, sin importarle la situación de la otra.

Todas las aristas serán escuchadas por Suarez pero hasta el momento la idea que más fuerza cobra, es la de aplicar el toque de queda sanitario en horas de noche, ya que no se vería afectada la mayor parte de la economía, se frenaría fuertemente la circulación de personas y principalmente, quedaría un escenario que permita arremeter con mayor eficacia contra las fiestas clandestinas que se realicen.

Otros intendentes también apuestan por la idea de volver a la circulación por fin del número del DNI, medida que permitió reducir de forma importante, la cantidad de personas en la vía pública. La medida es mucho más drástica porque habría que ver como afectaría al dictado presencial de clases.

Adrián Alín, titular del Cecitys, consultado sobre futuras restricciones fue terminante: “El impacto sería terrible porque, como bien marcan, a mi entender, y después de tres años de recesión, donde veíamos que iban a comprar a Chile, veíamos el cierre de empresas, y posteriormente la pandemia, todo eso determinó que uno de los sectores que más empleo da y que más aporta al producto bruto de la ciudad y de la provincia se vería totalmente damnificado, y no hay más espalda, porque el sector se ha ido gastando los ahorros”.

En Mendoza estamos teniendo un promedio de contagios diarios, cercano a los 400. Los índices se han mostrado el aumento en este último tiempo y si no hay algún cambio que permita ralentizarlos, la situación de aquí a un par de semanas, puede ser mucho más compleja de abordar. El gobernador y los intendentes lo saben…