|19/05/20 03:12 PM

Gastronómicos del Este piden abrir sus locales y atender al 50%

Trabajadores del rubro en San Martín le pidieron, a través de una carta, que les permitan trabajar aplicando todos los protocolos de prevención sanitaria y cumpliendo con el distanciamiento social. Aseguran que sería una buena alternativa para evitar reuniones numerosas en las casas 

Por Redacción

Entre las medidas dispuestas por Suarez en esta fase 4 de la cuarentena, se habilitó la actividad comercial en general, pero exceptuando el rubro gastronómico, el cual por el momento debe continuar funcionando con la modalidad "take away" (pase y lleve) o delivery. 

Gastronómicos de la zona Este se reunieron este martes para pedir que se contemple la gran crisis económica que atraviesan y pedir la habilitación para poder trabajar. Aseguran que la situación es insostenible, debido a las deudas acumuladas, entre impuestos, sueldos y alquileres.

En diálogo con canal 9 un trabajador del rubro contó que irán hasta la Municipalidad de San Martín para hablar sobre esto con el intendente Raúl Rufeil. "Lo único que pedimos es poder abrir porque para un negocio gastronómico el delivery representa el 25 o el 30%. Y queremos empezar a trabajar con los protocolos como corresponden, al 50%. Nos comprometemos a trabajar al 50% para poder empezar a tener un poco de movimiento, porque estamos con muchas deudas".

“Estamos en una situación económica muy delicada porque no alcanza para pagar la luz, ni el gas, agua. Asimismo en los sueldos de los empleados nos estamos atrasando un montón, ellos no tienen la culpa de todo esto. Entonces pedimos empezar a trabajar y que el gobierno flexibilice un poco y empezar a hacer algo por nosotros, porque han abierto muchas actividades y nosotros nos merecemos empezar a trabajar”, agregó el hombre.

El dueño de otro restaurante indicó que a través de una carta, le piden a Rufeil que considere principalmente la ausencia de casos positivos de coronavirus en la zona Este. 

Además, aseguró que por la cantidad de pedidos que sacan los deliverys, notan que "la gente se está juntando" y "no hay ningún control". 

Por otra parte, otro empresario agregó: “Si abriéramos sería una contención para la gente y podríamos tenerla distanciada y controlada. Y no lo que está sucediendo ahora, en donde te piden cuatro pizzas para una familia de cuatro; sabemos que no se comen cuatro pizzas. Lo que no se puede controlar, con nosotros lo podría controlar el municipio y podría controlar que estuviéramos en regla y con el distanciamiento correspondiente, y la gente podría salir a comer, a cenar, a tomar algo. También pedimos una extensión en el horario, hasta las 23. De 8 a 23 para que todos podamos trabajar tranquilos”.