|02/12/21 12:50 PM

Fin de año: no descartan otro aumento en el precio de la carne

El freno en el consumo de esta proteína es uno de los factores que incide directamente en el precio final que se ve reflejado en las carnicerías

Por Redacción

A tan solo 22 días para las fiestas de fin de año, el posible menú aún es incierto y más si pensamos en lo que puede costar una mesa navideña.

Lo cierto es que, a un mes del último aumento en el precio de la carne, y cuando falta menos de un mes para que formalmente finalicen las restricciones a las exportaciones de carne vacuna impuestas por el Gobierno hace más de medio año; no se descarta un nuevo incremento.

Esto quedó confirmado por José Rizzo, presidente de la Cámara de Matarifes de Mendoza, en el programa En la Mira, por FM 91.7: “Tratar de ver a futuro a los próximos días si la carne aumentará o bajará es muy difícil, es un mercado que tanto la carne, el cerdo y el pollo, está muy convulsionado, entonces va sufriendo variables semanalmente”.

 

 

Pese a esta reflexión, Rizzo tuvo una mirada un tanto optimista para el bolsillo del consumidor: “Creemos que quedará con el aumento que hubo, debido a que también tenemos un problema de consumo que está muy frenado. Veremos cómo responden los clientes a principio de mes y a las fiestas.

Sin dudas, la situación en el sector es preocupante, ya que el nivel de ventas influye a la hora de poder cubrir los costos operativos, que en muchos casos dependen de un valor dólar.

 

 

El consumo de carne en números

Durante la entrevista radial, el presidente de la Cámara de Matarifes de Mendoza analizó también el consumo durante la última década: “Hace 10 años atrás estábamos en 65 kilos y hoy estamos en 47 o 48 kilos de carne consumo per cápita. Significa que el consumo de carne vacuna ha caído considerablemente, pero el de cerdo y pollo aumentó”.

Más allá de que el consumo de la carne vacuna sigue sin recuperarse, según Rizzo “la proteína el ser humano la viene manteniendo en 112 kilos”, aunque el habitante medio opta por reemplazar la carne por otros cortes o, directamente, por otros alimentos.