|06/07/20 07:28 AM

Estiman que la caída productiva “es la más grave de los últimos 30 años”

Un trabajo de la Fundación Ideal describe la difícil situación que atraviesa el país. También advierte la falta de un plan del Gobierno nacional para paliarla y que “no hay claridad” de cara al futuro

Economistas, sociólogos y consultores mendocinos que integran la Fundación Ideal monitorearon los últimos indicadores de la economía de nuestro país. Los resultados son más que preocupantes si tenemos en cuenta no solo el momento social y económico que vive el país, sino también por la falta de claridad en los tiempos que vienen.

El trabajo, al que tuvo acceso El Ciudadano, muestra que la caída en la actividad económica es la más grave de los últimos 30 años. Un aspecto concatenado entre el índice oficial de la actividad económica del país y el minucioso sondeo elaborado por la fundación mendocina.

Para ella, las luces rojas se muestran en todos los puntos que se analizan de la estructura económica de la Argentina. Algo que golpea a todos los sectores, sus inversiones y sus fuentes de trabajo. 

Para tener una noción del informe de la fundación, entre abril del 2019 y marzo del 2020 la economía sufrió una caída del 26,4%, mientras que solamente entre los meses de abril y marzo de este año la caída fue del 17,5%, en plena aparición de la pandemia del COVID-19.

Otro aspecto preocupante que deja muestra el sondeo es no comprobar lineamiento alguno de un plan del Gobierno nacional para salir de la crisis que ha impuesto la pandemia, más el acumulado de los inconvenientes propios del país con arrastre de años.

 

Inversiones y fuentes de trabajo en caída libre

El Ciudadano analizó el importante trabajo llevado a cabo por la Fundación Ideal con uno de sus consultores, el licenciado Alejandro Bianchi, quien al preguntarle qué indicó el último informe de la entidad, respondió que “al analizar el último índice de actividad económica pudimos confirmar nuestros análisis que reflejan que la actividad económica ha sufrido una contracción del 26,4% con respecto al mismo mes del año 2019”. 

Y agregó: “Hay que tener en cuenta que este índice se realiza desde el año 1993, por eso el mismo muestra que esta es la caída más grande que se ha registrado en la actividad económica. Su magnitud se entiende observando que, hasta ahora, la más alta fue en marzo de 2002, con una caída del 17%. Es decir que el país sufre la crisis económica más fuerte de los últimos 30 años”.

 

—¿Dónde golpeó más?

 

—Las caídas más fuertes se han dado en el sector de la construcción, también en restaurantes y hoteles, que son los puntos que reflejan lo grave de lo que ha sucedido con la actividad del turismo. Además, destacamos la caída de sectores de la industria y el comercio, por ser generadores de importantes inversiones y mucho empleo. 

 

—¿Se esperaba este panorama difícil?

 

—No, pero la realidad muestra que es mayor que la que se estimaba. Fíjese que el mercado proyectaba una caída de alrededor del 20% para el mes abril y para finales de año solo del 10%. Todo esto está alejado de la realidad actual, donde la crisis es más profunda de lo que se preveía.

Esto traerá aparejado más pobreza, más desempleo, un mayor número de cierre de empresas y menor recaudación para el Gobierno. Todo eso influirá indefectiblemente para que sea más difícil la recuperación de la economía. Para colmo, la cuarentena se muestra muy prolongada en el tiempo y no vemos claramente algún plan con medidas decididas del gobierno para recuperar la economía”, explicó Bianchi.

 

—¿Qué muestra el sondeo sobre las fuentes de trabajo?

 

—El empleo preocupa de sobremanera. Hay que observar que a diez días de implementarse la cuarentena el pasado mes de marzo, la ocupación en el sector privado caía un 3%, mientras que en el primer trimestre del año la tasa de desocupación alcanzó el 10%

“Lamentablemente estos números van a empeorar por esta caída de la actividad que se está registrando. Por lo tanto, las inversiones mostrarán una caída importante. Al respecto, y solamente para remarcar un dato, la utilización de la capacidad instalada de la industria es del 42%. Es decir, las industrias no están utilizando el 60% del capital que ya tiene”, agregó. 

Y consideró que, “hoy por hoy, el industrial se pregunta para qué invertir y utilizar todo el capital humano si no puede abrir su industria y mucho menos, vender”.