|22/02/21 11:02 AM

Empresarios y comerciantes apoyan la reforma de la Constitución

Consideraron que el momento es el propicio para bajar el costo de la política en Mendoza.

El caro asunto del costo de la política y el mensaje que la ciudadanía espera en ese sentido es seguido desde cerca tanto por empresarios como por comerciantes en Mendoza desde apoyaron la iniciativa de apoyar la reforma de la Constitución de Mendoza.

Así lo manifestaron con claridad desde la Unión Comercial e Industrial de Mendoza, UCIM, concluyendo que es el momento propicio el que tiene ante sí la provincia cuyana con el fin de reducir al gasto político y de esa manera encontrar el rumbo “para volvernos más eficientes”.

“Desde siempre, en Argentina el costo político ha sido denunciado como excesivo e injustificado. Un Estado inmenso, ineficiente y muchas veces ineficaz es representativo de un país subdesarrollado y con tantas falencias como el nuestro”, dijo Daniel Ariosto, titular de la entidad local.

 

 

Según él, “esta injusticia se ve claramente cuando hacemos foco en cómo se sostienen esos gastos y cómo en la vereda de enfrente, los ciudadanos en general, nos vemos hostigados por un sistema impositivo desmesurado”.

“La pandemia y su consecuente cuarentena hicieron que en 2020, los problemas que causaran la situación descripta, se profundizaron. El Estado tuvo que recurrir a todos los recursos a su alcance para invertir en gastos de salud no previstos en cuanto a su magnitud y los ciudadanos, empleados, empresarios, profesionales, entre otros, se vieron impedidos en muchos casos, por inactividad, por falta de empleo. En resumen, por la caída de las actividades económicas, de cumplir con sus obligaciones en tiempo y forma”, expresó.

Indudablemente esto puso al Estado en una situación muy compleja que evidentemente, “a medida que avance el 2021, se va a agudizar y que a medida que se vayan notando los efectos, gobierno y ciudadanos, deberán ajustar y acomodar sus economías con el objetivo de sobrevivir a las crisis de salud pero fundamentalmente, económica”, consideró.

 

 

En este contexto, Mendoza se prepara para afrontar una reforma constitucional que implica cambios en los poderes del Estado, en la forma de ejercer ciudadanía y en la política, en general. Los principales ejes de la reforma, según cita la página oficial del Gobierno de Mendoza, se centrarían en la introducción de un sistema unicameral disminuyendo el gasto político, eliminación de elecciones intermedias y limitación a un solo período de reelección para cargos legislativos y municipales.

Se busca transformar el Poder Legislativo en unicameral, asegurando así la representación territorial de todos los municipios y sin elecciones intermedias, al incorporar la representación poblacional y territorial con una composición que no podrá superar los 48 legisladores. Finalmente, atravesando todos estos cambios, la consagración del principio del equilibrio fiscal como un derecho de todos los mendocinos es otra de las claves de este eje con el que se busca asegurar una adecuada relación entre ingresos y egresos. De esta manera, sin equilibrio fiscal no se permitirán los ingresos al Estado, entre otros temas. 

“Como gesto del oficialismo, la propuesta es buena. Es necesaria, sin tener en cuenta las cambios que favorecerían la vida política de nuestra provincia, haciendo foco en el achique del gasto político y el tema del equilibrio fiscal”, valoró Ariosto.

 

 

Y añadió: “Valoramos la iniciativa del gobernador Rodolfo Suarez, que en cierta forma propone tomar en serio el tema de los gastos y tratar de reducirlos y volverlos más eficientes, alejándose de la coyuntura. Es un deber y una deuda moral de nuestra clase política”.

“Si nuestra meta es ser una provincia con cierto nivel de seriedad y con una propuesta a futuro, no podemos seguir sosteniendo a un estado sobredimensionado, que maneja mal los fondos, que está desfinanciado, que utiliza los recursos para fines políticos partidarios. Ya no más”, marcó el empresario.

Para Ariosto y sus representados: “El momento es el propicio. Necesitamos saber que podemos ser mejores, ciudadanos, sociedad y Estado. Dicen que las crisis sirven para reencauzarse, para repensarse y por qué no, cambiar de rumbo. Esperemos que esto suceda y que nuestros dirigentes hagan historia, para el bien de todos”.