|04/01/21 07:53 AM

Empresarios observan prudentes pero con esperanzas el proyecto Potasio Río Colorado

Tanto la UIM como ASINMET consideran que la presencia del Estado mendocino en el manejo de las instalaciones de Vale permitirá que se pueda obtener un resultado positivo para sectores importantes de la economía local

Sobre el filo de la culminación de un duro 2020, el Poder Legislativo mendocino encendía luz verde a la administración de Rodolfo Suarez para que cristalice el acuerdo con la empresa brasileña Vale en el traspaso de las minas de sales de potasio ubicadas en el extremo sur provincial.

Un hecho que tuvo otro capítulo controversial desde que los empresarios del gigante sudamericano se hicieron cargo de los activos de la mina, emprendieron una millonaria inversión en infraestructura en las puertas del yacimiento y pararon con la misma rapidez el sueño de Mendoza de un ingreso genuino de divisas, oportunidad única al “compre provincial” y la creación de fuentes de trabajo.

Sobre este último aspecto y ante la falta de certezas, observadores políticos y económicos del país señalan que fue consecuencia de que los brasileños no habrían aceptado imposiciones nacionales que en su momento imperaban en el ida y vuelta que implicó el halo de corrupción que dominaba el escenario político y económico de la República Argentina.

Lo cierto es que Vale cerró el predio de su yacimiento dejando a toda una provincia con la fuerte sensación de haber sido defraudada. De ahí en más se hicieron muchos intentos para recuperar el yacimiento, objetivo que se estuvo muy cerca de lograr durante el gobierno de Alfredo Cornejo y que, finalmente, alcanzó en la administración de Rodolfo Suarez.

Un tema que no resultó fácil porque la empresa brasileña no estaría en buenas consideraciones del empresariado, la clase obrera y política de la provincia. Algo que quedó plasmado tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores a la hora de tratar la aprobación del acuerdo del estado mendocino con la minera, porque allí no solo se habló de todos los incumplimientos en los que incurrió, sino que se habló de los perjuicios que podría heredar la Provincia con el traspaso del proyecto.

 

Participación del estado

Al respecto, El Ciudadano entrevistó a dos empresarios que pueden sintetizar los intereses económicos y laborales de toda la provincia.

Uno de ellos es el presidente de la Unión Industrial de Mendoza (UIM), Mauricio Badaloni, quien al preguntarle sobre lo que implica para la institución que preside la recuperación de ese yacimiento, respondió: “Recuperar el espacio y el proyecto de las minas de potasio nos parece interesante desde varios aspectos. Pero, también hay algunas cuestiones en las que hay que tener cuidado cuando se presenta la posibilidad de volver a creer en una actividad extractiva, las que se despejan si este proyecto está en manos del Estado”.

 

—¿Con cuidado, pero con una mirada positiva?

—Claro, esta mirada es positiva, porque en muchos casos se tienen temores en proyectos privados. Pero aquí existe la posibilidad de abrir una puerta a los ciudadanos mendocinos de creer en una idea distinta, donde el Estado participa activamente de esas decisiones y me parece muy bueno.

 

—¿Qué más tiene de positivo esa mirada de la UIM?

–Creo que el proyecto está en un lugar interesante y muy cercano a los principales yacimientos de Vaca Muerta. Con esa cuenca petrolera del norte de Neuquén y el Sur de Mendoza, que posibilita infraestructura para que las petroleras y algunas empresas de servicio puedan trabajar y tengan con un nivel que nivel de infraestructura resuelta.

 

—Pero convengamos que faltan otros importantes aspectos…

—Le agradezco la observación, porque es cierto que sigue faltando toda la infraestructura de una carretera ideal y necesaria, como los últimos 90 kilómetros que quedan en la Ruta Nacional 40 y el desarrollo transversal desde Malargüe con salida a Alvear. Y en esta suerte de evaluación, creo que es interesante mirar toda la inversión que deja la empresa brasileña Vale en el mismo yacimiento, donde se habla de millones de dólares en aluminio y acero”. “Es decir, mucha materia prima y equipamiento que creo debería ser contabilizado y controlado, porque son millones de dólares que deben ser administrados una vez que lo reciba la Provincia”, consideró Badaloni.

 

—¿No se va de la mira el “compre provincial”?

—Por supuesto, para la UIM es un tema que se está analizando y considerando, por la participación de otras industrias y empresas de servicios que se acerquen a esta modalidad minera. Con todo el protagonismo que eso implique en el denominado “compre provincial”.

 

La metalmecánica analiza con una mirada crítica

Otro empresario entrevistado por nuestro diario es el vicepresidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (ASINMET), Julio Totero, alguien que conoce detalladamente el tema porque su sector lo vivió y sufrió.

En ese sentido, el empresario dijo: “Antes de responderle le recuerdo que el sector metalúrgico metalmecánico de la provincia de Mendoza tuvo una activa participación en aquellos años en la construcción del proyecto de Potasio Río Colorado. Por eso vimos con mucha tristeza cómo se perdía esa inversión por diversos factores, y uno de ellos fue todo el tiempo que los mendocinos le dedicamos para aprobarle a ese proyecto, todas las autorizaciones y declaración de impacto ambiental que, si se hubiese hecho en tiempo y forma, seguramente estaría funcionando hoy y no estaríamos en esta situación”.

 

—Por estos días esto no sucede…

—Ahora, la realidad señala que la provincia se hizo cargo nuevamente de todos los activos que ahí quedaron, que son activos importantes. Por lo tanto, el valor radica en que toda esa estructura sirva para el desarrollo del sector petrolero y de las empresas de servicios que puedan de alguna manera hacer uso de ella”.

 

—Pero la Provincia no puede quedarse con la mina…

—Me parece que la Provincia tiene que buscar un nuevo inversor, lo que no le será fácil porque el contexto internacional está reticente, además del bajo precio de esa materia prima que se extraerá del sur mendocino, a pesar de que se ha recompuesto un poco en los últimos meses su valor. Ojalá se siga recuperando para que el Estado mendocino encuentre un inversor para la explotación del yacimiento.

 

—De todas maneras, es importante que el Estado provincial se haga cargo de esto…

—Sin dudas que es importante la recuperación de sus activos y que se pueda avanzar con esa estructura para que sirva de base al desarrollo de las empresas de servicios que hoy atienden al petróleo, y quizá a la minería en un futuro, cuando pueda desarrollarse en esa región.