|07/10/21 06:09 PM

El veganismo o el vegetarianismo, ¿afectan la nutrición de un niño?

En el programa El Interactivo hablamos con la médica especialista en Nutrición, Mónica Katz, quien nos explicó cuáles son los suplementos indispensables que tienen que consumir los chicos 

Por Redacción

La cultura carnívora fue por muchos años una de las características que más representó a los argentinos durante el siglo XX y principios del XXI, pero esto está cambiando. ¿Se debe al cambio de estructuras y nuevas formas de concientización sobre el cuidado animal y la nutrición del cuerpo, o es consecuencia del aumento sostenido de a carne, que algunas personas optan por consumir otro tipo de alimentos?

Así los últimos informes indicaron que el patrón vegetariano/vegano aumentó a un 13% en diez años, una de las noticias que se esperaban luego de conocer que el consumo de carne, por el contrario bajó. 

En el programa El Interactivo -que se emite por Facebook y YouTube de El Ciudadano, lunes a viernes 13- hablamos con la médica especialista en Nutrición, Mónica Katz, quien fue consultada por el aumento del vegetarianismo y veganismo.

—¿Esto tiene que ver con consumos más saludables, cambios de hábitos o el bolsillo?

— Un trabajo mostró que la prevalencia de vegetarianismo en Argentina en el 2013 era del 3%. Diez años después nos dio un 13%. Es un crecimiento que a nosotros nos sorprendió mucho.

“Las razones para adoptar el patrón son muchas. Una es la salud, lo otro es la ecología, el otro es el cuidado y respeto a los animales. Todo eso está y sigue estando. Pareciera ser que en momentos de incertidumbre como vivimos por la pandemia en el mundo, pero en Argentina en lo económico se agrega, pareciera que la búsqueda de certezas calma a la gente. Una certeza es yo soy esto, es muy común que una persona que adopta el veganismo diga que es vegano. Pero yo no voy por la vida diciendo soy omnívora y lo llamativo es que cuando alguien es vegano sobre todo, no el vegetariano, se presenta así, es su identidad. Hay muchos estudios en el área de la UCLA donde hay mucho vegetarianismo, donde empezaron a encontrar que más allá del respeto animal hay una búsqueda de identidad en un mundo muy incierto", explicó la especialista

—¿Comer estas comidas es más caro que comer carne?

—Sí, porque una bebida que reemplace a la leche es mucho más cara que un litro de leche. El tofu es mucho más caro que el corte más barato de lo que sea. Los huevos no son caros para el que es lactovovegetariano, así que de verdad el consumo absolutamente vegano no es muy económico.

“Por otro lado, los negocios aprovechan este nicho, no es consumo masivo porque el 13% es consumo de nicho. Si alguien quiere ganar dinero, en Buenos Aires cada 3 cuadras hay dietéticas que venden esos productos", indicó.

—¿Es nutritivo que los niños no consuman carne en los primeros 3 años?

—Cada uno tiene el derecho de adoptar el patrón que quiera, pero no si está embarazada. Hay un trabajo del Garrahan de hace un año y medio con chiquitos con deterioro cognitivo y nervioso irreversible de mamás veganas que no habían sido suplementadas.

“El adulto puede hacer lo que quiera, pero si está embarazada la mujer o es papá o cuidador no puede hacer cualquier cosa. El vegano estricto tiene que suplementar al chico. Básicamente hay dos suplementos imprescindibles B12 que es la carencia mayor que se ha visto en estos chicos, el otro es el Omega 3 que está en las fuentes de pescado, o sea que el que no come pescado tampoco lo tiene, la chía no es tan sencilla que nosotros podamos convertirla en el Omega 3 que necesitamos.

En este sentido además destacó: "Es una opción de vida, pero los padres tienen que dejar que los hijos tomen esa decisión también"

La nutrición en la Argentina

Sobre la calidad de la alimentación en el país y la nutrición de los más pequeños afirmó 6 de cada 10 chicos en la provincia de Buenos Aires no come como corresponde y que lo más grave es que la pandemia empeoró las cosas, por lo que la ley de etiquetado frontal es muy importante.

"Es imprescindible una ley de etiquetado frontal, pero hay que asegurar que los cocineros en su restaurante informen cuánto sodio, azúcar y grasa tiene su comida, ya que hay gente con enorme conflicto de interés opinando sobre esto".

Además manifestó su solución: “Yo creo que tenemos que poner QR en todo lugar donde se vende u obtenga comida, para que todos tengamos información. No va a haber cambio sanitario si solamente informamos a la gente de lo que está envasado y concluyó diciendo que también se debería escuchar a los profesionales y especialistas: "Yo terminé mi presidencia de la Sociedad Argentina en Nutrición en diciembre e intentamos mil veces opinar sobre esto, pero no se nos escuchó".