|09/11/20 10:50 AM

El padecimiento de los profesores con las clases virtuales por la pandemia

La educación desde casa ha generado ciertos hechos que en algunos colegios de Mendoza llevó a la quita de puntos a los estudiantes

La educación es un bien público, un derecho personal y social garantizado por el Estado; sus instituciones deben ser un ámbito para la construcción de una sociedad más justa y para el fortalecimiento de la ciudadanía democrática, basada en valores de libertad, justicia, solidaridad, respeto a la diversidad y paz.

Pero este año fue muy difícil en lo académico y en el dictado de clases, la presencialidad de las aulas, fue trasladada a cada uno de los domicilios y tanto alumnos de colegios Secundarios como profesores tuvieron que adaptarse a ese tipo de educación.

Los profesores en todos los países del mundo se han visto obligados a transformar sus métodos de enseñanza para ajustarlos a modelos virtuales y a distancia, lo que ocasionó una serie de problemas que urge resolver para garantizar una instrucción integral en todos los niveles educativos.

Para los educadores los desafíos fueron muchos, e implicó para ellos el cambio de espacio de desenvolvimiento que era el aula, presencial y vivencial, ya que formato de educación a distancia, en cambio, ha estado pensado para adultos.

Los desafíos pueden ser personales y profesionales, hay que tener en cuenta que los docentes no dejan de ser hijos, padres, madres, hermanos y ciudadanos a los que también en cierta medida les afecta la pandemia y que deben seguir todos los protocolos de seguridad establecidos como el resto de los ciudadanos.

Para ellos el primer reto ha sido salir de la escuela, luego estuvo el gran desafío de la tecnología, no todo docente tenía acceso a internet, una laptop o computadora de escritorio en su casa. De allí es que tuvieron que ingeniárselas para contactarse con los estudiantes y familias, mediante plataformas de estudios de acuerdo al implementado por cada institución, o simplemente mediante el contacto por WhatsApp.

A los docentes también se les pidió priorizar el aspecto emocional de sus estudiantes, establecer el vínculo con ellos, a través del acompañamiento a distancia para generar contenidos de interés.

Sumado que debieron mantener el equilibrio entre trabajo y vida personal, la falta de dinamismo en clase y desmotivación, que con el correr de los meses, esas problemáticas, fueron cada vez más frecuentes en las clases a distancia ya que los alumnos pasaron de la felicidad por no tener que ir al colegio, a la desazón por no poder volver a las aulas.

 

Casos de indisciplina

Dentro de la virtualidad se registró, en colegios mendocinos falta de disciplina, es decir, la ausencia por completo para acatar las normas de convivencia, esto, en algunos casos, puede ser considerado como normal y esperado dentro del contexto en el cual se produce, por estar desde casa bajo cierta clandestinidad educativa.

En este contexto de pandemia, que un alumno cometa algún acto que no corresponda con el profesor será considerado como un comportamiento grave de indisciplina.

Ese comportamiento indebido sumado con sucesivas faltas de respeto de los alumnos con los profesores, como el de apagar las cámaras en las clases de Meet, o el aparecer disfrazados al momento de conectarse, dibujos de índole sexual, cambios de nombres en sus perfiles oficiales y el tono desubicado en los mails de devolución, es una sumativa de acciones que hace que lo profesores muchas veces hayan padecido las clases virtuales.

 

Sanciones aplicables

Esos actos dentro del ámbito escolar están contemplados en el código institucional con la normativa vigente, elaborado por la Dirección General de Escuelas (DGE) y adaptada por cada establecimiento educativo, que incluye, tanto en la educación estatal como la privada, es el Régimen Académico para el Secundario, en el Anexo 4 de la Res/558/DGE/2019.

Además, se encuentra el Índice de Convivencia Escolar (ICE) que tiene cada colegio y es ajustable como la protección para alumnos, profesores y personal no docente que incluye diferentes tipos de sanciones.

En el caso del alumno que incurre en sucesivas faltas de indisciplina, primero recibe el llamado de atención por parte del colegio, allí el estudiante tiene derecho a su descargo y llega la resolución por su accionar. Este año, dentro de la virtualidad,algunos problemas han generado que colegios  mendocinos realicen una quita de puntos a los estudiantes en falta.

El ICE contempla que alumnos deben respetar las clases virtuales del mismo modo que si fuese presencial,y alguna alteración considerada muy grave dentro de la institución, genera que se active el Consejo de Convivencia Escolar, que está conformado por un alumno, un padre, un preceptor y el equipo directivo.

En esa instancia se determina la sanción correspondiente o si es necesaria la expulsión.

 

Régimen Académico para el Secundario