|05/04/21 07:08 AM

El comercio, sin espaldas para soportar nuevas restricciones

Luego de un año de pandemia el sector se encuentra entre los grandes perdedores, y sin capacidad de afrontar situaciones similares ante el rebrote

Locales cerrados y carteles de alquiler son parte del nuevo paisaje del centro mendocino, y en general de las áreas comerciales de casi todas las ciudades y conglomerados urbanos. “Qué triste está esta calle”, suele escucharse al pasar en los diálogos de transeúntes, y para muchos es parte de las nuevas normalidades pandémicas, donde han cambiado hábitos, pero también mucha gente ha pasado a engrosar los números de pobreza, en estadísticas irrefutables.

Mendoza no ha escapado a esta realidad, y de hecho hoy mismo se conocerá una nueva estadística, a través de un encuesta que han pedido desde el Instituto de Desarrollo Comercial (IDC), para saber cómo están las cosas y cómo funcionar para evitar cierres.

Adrián Alín, titular del Cecitys (la cámara que nuclea a los comerciantes del centro mendocino, en locales a la calle y galerías) indicó al respecto que “se ha ido restableciendo, y reacomodando el mercado y los comercios en este último tiempo. No queremos dar un paso atrás, por eso el relevamiento que hemos hecho y que conoceremos el lunes”.

Consultado sobre futuras restricciones fue terminante: “El impacto sería terrible porque, como bien marcan, a mi entender, y después de tres años de recesión, donde veíamos que iban a comprar a Chile, veíamos el cierre de empresas, y posteriormente la pandemia, todo eso determinó que uno de los sectores que más empleo da y que más aporta al producto bruto de la ciudad y de la provincia se vería totalmente damnificado, y no hay más espalda, porque el sector se ha ido gastando los ahorros”.

Adrián Alín de la Cecytis.

También reconoce que en los últimos tiempos el movimiento retomó un estado de casi normalidad, aunque “siempre hemos mantenido los recaudos sanitarios en los ingresos a los negocios –y siempre lo recordamos en cada comunicación–, por eso ya es habitual ver que se cumpla en los comercios ese régimen”, y agregó: “Se había vuelto un poco a la normalidad en el tema de circulación por la ciudad y las ventas habían alcanzado un aumento. A los dueños le había dado un pequeño optimismo ese aumento de 3% o 4% que se venía registrando en los últimos meses”.

En cuanto a cifras, señaló: “Teníamos un número a fines de 2019, sobre cierre de alrededor de 1.200 comercios, que se fueron reacomodando y en abril de 2020 empezó lentamente un regreso, en calles como Catamarca, por ejemplo”, indicando que “no son las mejores épocas para presidir una institución, porque hemos visto muchos colegas cerrar sus puertas, despedir a sus empleados que son como una familia, fueron momento muy difíciles y duros”.

Sobre las ayudas del Gobierno, como las ATP, señaló: “Llegaron hasta un momento, pero estamos convencidos que tiene que haber un llamado al consenso para romper la grieta y lograr estabilidad económica, estabilidad financiera”, porque “lo peor que nos puede pasar es la incertidumbre que tenemos hoy día, y desde la política no vemos ningún acercamiento a acordar dos o tres pautas que nos ayuden a salir para siempre, reducción de impuestos, por ejemplo, porque entre los nacionales, provinciales y municipales es imposible hacer una proyección de futuro”.

En cuanto a los más perjudicados enumeró a “joyerías y bijouterie, el sector de muebles, el de electrodomésticos, las perfumerías, todos los productos que no han sido esenciales. El año pasado empezamos con un problema en la indumentaria, la temporada otoño invierno del año pasado no se consumió. Ahora se ha vuelto a restablecer”.

 

Ventas por la web

La utilización de canales digitales para el comercio ha ganado potencia durante la pandemia como nunca antes. Alín destacó: “Nosotros estamos armando nuestro catálogo desde la cámara, para largar nuestra tienda online, y todos los comercios siguen trabajando a través de internet, salvo aquellos que obligatoriamente son presenciales”.

A la vez, aclaró: “Que el sistema de ventas por Internet lo hemos adoptado todos como una herramienta más, como un valor agregado para nuestros negocios, y muchos de nuestros asociados que cerraron también comenzaron a vender a través de Internet, a través de las redes sociales”, pero entre lo desfavorable también explicó: “Hay mucha cantidad de comercio que es informal y está en las redes, y hay otro formal en el mismo canal. Ante la situación uno no sabe qué hacer, pero esto no va a durar siempre, por eso el Estado tiene que ordenar; está totalmente desordenado, donde tenés un 50% de economía informal, punto más punto menos, y es imposible sostener un país donde solo aporta la mitad”.

El presidente de Cecitys concluyó explicando: “Se convierte en una competencia desleal y de falta de inversión, si te conviene más la ilegalidad, va en desmedro de los que están en blanco y con personal registrado. Y todo va en contra de la pequeña y mediana empresa, vamos hacia la concentración, de todo en manos de pocos”.