|31/12/20 09:50 AM

Delimitan espacios para fumadores en plazas y parques de Ciudad

El municipio colocará, en principio, cerca de 30 colilleros, dispositivos para el apagado y la disposición de colillas, en los puntos con mayor afluencia de personas

Por Redacción

Con el objetivo de seguir apostando a la sostenibilidad y el cuidado ambiental, la Ciudad de Mendoza dispuso una nueva acción que apunta a sumar espacios libres de humo.

Sin dudas, la Declaración de Emergencia Climática ha sido uno de los hitos más importantes de la gestión de Ulpiano Suarez, ya que posicionó al municipio a la vanguardia en el país y generó un marco para las acciones de mitigación del cambio climático.

“Queda prohibido fumar o sostener tabaco encendido, o cigarrillos electrónicos, u otros sistemas de vapulación electrónica, en las plazas, parques, paseos públicos, en que haya áreas de juego para niños y niñas, areneros y lugares con circuitos aeróbicos y/o sectores para la práctica de deportes y recreación infantil, delimitados por el Departamento Ejecutivo Municipal como Espacios Públicos Libres de Humo”, reza la Ordenanza 3999.

A partir de esta norma, los distintos espacios de la Ciudad también contarán con sectores reducidos y alejados de las áreas que se describieron anteriormente, donde esté permitido fumar.

Tras un relevamiento realizado en conjunto por las áreas de Ambiente, Obras Públicas y Paseos, el municipio comenzará con la instalación de 72 colilleros, dispositivos para el apagado y la disposición de colillas, en 39 espacios públicos de Capital.

A partir de enero, estos artefactos se instalarán en los puntos con mayor afluencia de personas: plazas Independencia, España, Italia, San Martín y Chile, y los parques O’Higgins y Central. En esta primera etapa, se colocarán cerca de 30 dispositivos, es decir, casi el 50% del total previsto.

 

 

Objetivos:

  • Incentivar el desarrollo y mantenimiento de espacios públicos saludables y ambientalmente sustentables.
  • Promover acciones educativas relacionadas con la educación ambiental, gestión de residuos, prevención y mejoramiento de la salud, así como las consecuencias que genera el tabaquismo y otras adicciones.
  • Coordinar campañas destinadas a la protección y prevención de la salud de la población, en lo relativo a las adicciones en general y al tabaquismo en particular.
  • Planificar acciones que permitan lograr una progresiva concientización sobre los efectos nocivos del tabaco en cualquiera de las modalidades en que se lo practique.
  • Desarrollar una conciencia social sobre el derecho de los no fumadores, a respirar aire sin la contaminación ambiental producida por el humo del tabaco, en los espacios abiertos que se determinen.