|15/09/20 06:03 PM

De a poco la Ruta 82 comienza a mostrar su nueva cara

La obra de modernización de la Panamericana sigue avanzando cumpliendo todos los protocolos correspondientes

Por Redacción

Cumpliendo todos los protocolos correspondientes poco a poco la obra de modernización de la Ruta Provincial 82, continúa en desarrollo en su primera etapa, desde la intersección con la calle Ugarte hasta la denominada “bajada de los caracoles”, en Luján de Cuyo.

Con más del 80 por ciento de avance y con la construcción de las nuevas estructuras de pavimento, es posible apreciar las nuevas prestaciones que ofrecerá la ruta una vez que finalicen los trabajos. Actualmente, se está ejecutando la pavimentación de la calzada Este en simultáneo con la construcción de las nuevas veredas, la construcción de las nuevas calles colectoras y la colocación del nuevo sistema de iluminación”, indicó Osvaldo Romagnoli, administrador de Vialidad Provincial.

La obra de refuncionalización de Panamericana, responde a un proyecto diseñado íntegramente por la entidad vial mendocina, el cual se fue readaptando durante más de cinco años producto de los cambios generados en torno a la ruta durante la última década, principalmente derivados de la expansión inmobiliaria y su correspondiente aumento demográfico y vehicular.

 

 

Los trabajos están basados en la premisa de establecer un eje más amplio, más ágil y más seguro, con el propósito de superar la saturación y los riesgos que mantuvo la ruta durante los últimos años.

“En medio de la situación que plantea la pandemia se ha logrado avanzar con las distintas tareas en el primer tramo, donde los trabajos de mayor magnitud están prácticamente terminados. La segunda etapa, que se extiende hasta la intersección con calle Gobernador Ortíz y es una de las más interesantes del proyecto, ya fue licitada y se están evaluando las propuestas de las distintas empresas interesadas”, agrego el titular del organismo vial.

La obra de modernización de la Ruta Provincial N°82 representa un avance esencial para optimizar la comunicación de uno de los sectores del Gran Mendoza con mayor caudal de usuarios, tanto en el área de influencia del departamento, como en el recorrido que se extiende hacia las localidades Cacheuta y Potrerillos.

 

 

Los trabajos en su conjunto demandan una inversión de 80 millones de dólares, de los cuales 50 millones aporta el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y 30 millones de Mendoza.