|12/08/20 07:17 AM

Compleja cirugía de tórax en paciente despierto

Dos médicos mendocinos extirparon un cáncer de pulmón con un avanzado método quirúrgico en el Hospital Central

 

 

El Hospital Central fue el escenario que permitió que dos médicos con especialidad de cirugía torácica concretaran en medio del aislamiento por coronavirus la operación a una joven mujer. El otro factor inédito es el método utilizado, que hace que hoy sea comentado por todos los claustros médicos de toda la Argentina.

Dos jóvenes cirujanos mendocinos continúan siendo la vanguardia en la provincia, el país y el mundo en cirugías torácicas. Con perfeccionamiento de operaciones no invasivas y tecnología única, Juan Manuel Carmona y Jorge Abdala han dado otra señal que a la hora de extirpar tumores cancerígenos hay esperanzas para pacientes que creían todo perdido.

El Ciudadano tuvo conocimiento exclusivo de este importante acontecimiento de la medicina provincial producido el pasado 26 de julio, cuando los dos profesionales produjeron un nuevo acto quirúrgico en el que están marcando un camino muy destacable en la medicina del país. La señal producida en plena lucha contra la pandemia del COVID- 19 sobresale otro destacable paso de los profesionales en tres puntos: ser la primera cirugía torácica en la provincia con un paciente totalmente despierto, con método inédito que se realiza en el Hospital Central y por ende en el sistema público de Mendoza y es la primera operación de esta magnitud que se concreta en el país durante la pandemia.

La compleja cirugía fue sobre una joven mujer de 29 años con una patología neoplásica severa de fosa nasal, cuya intervención encuadrada en urgencia oncológica requería premura de llevarse a cabo. Para el médico Carmona: “Fue conmovedor ver la actitud de entrega de la paciente que estuvo despierta durante toda la cirugía, mucho más conmovedor haberle dado el alta en menos de un día y medio de internación en excelentes condiciones”.

Los dos médicos con su paciente.

Lo que destaca el cirujano no son datos menores, es parte de una especialidad que él (Carmona) y su colega Jorge Abdala han logrado alcanza, algo que llevó mucho tiempo, porque se está hablando de dejar atrás el otro método de operación torácica totalmente invasiva, muy dolorosa y con mucho tiempo de internación y recuperación del paciente.

 

Operación única e histórica en el Hospital Central

La dupla de cirujanos concretó su método en el mayor nosocomio de referencia de esta parte del país contando con el apoyo de su director, Ariel Herrera, destacándose una figura clave para que la inédita cirugía fuera un éxito, el médico anestesiólogo Mariano Norton.

Otro aspecto importante en torno a la operación es que se llevó a cabo en el mismo lugar donde hace 30 años se concretó la primera cirugía con video taracoscopia, con un equipo que encabezó Jorge Enrique Abdala (fallecido hace pocos días), padre de Jorge e impulsor para que él y su colega Juan Manuel Carmona, lleguen a lugares de excelencia en este tipo de cirugía.

Al referirse ante nuestro diario sobre algunos aspectos de la particularidad de la cirugía realizada, Jorge Abadala, dijo: “Habitualmente este procedimiento se lleva a cabo con anestesia general, con el paciente totalmente dormido con un tubo por vía aérea y una máquina que respira por él. Este era un caso complejo en paciente joven, con una apertura bucal limitada debido a su patología, además de otras múltiples complicaciones. Todo lo cual le mostraba a la paciente que no podía someterse a una cirugía de videolaparoscopía, ante la imposibilidad de ser dormida”.

 

 

Cuando se le pidió mayores detalles, el médico agregó: “La paciente fue operada totalmente despierta por un solo puerto o incisión de solo 3 centímetros. Su recuperación fue inmediata. A la hora estaba tomando líquidos, cenó, en menos de 24 horas se pudo movilizar y a las 48 horas recibió el alta. Un dato para destacar es que no presentó dolores operatorios”. Cabe destacar que esa intervención que habitualmente dura varias horas, con el método utilizado, su realización llevó solo 45 minutos.

Por su parte, el otro cirujano, Juan Manuel Carmona destacó: “Hemos juntado factores importantes que son beneficiosos para el paciente. Utilizar la técnica uniportar, con una incisión, miniinvasiva, bloqueo regional nervioso para el dolor posoperatorio y la técnica anestésica del paciente despierto. Debo aclarar que esto último no es una técnica para todo tipo de cirugía torácica, solo es en casos excepcionales, como el de esta joven”.

 

Mendoza a la vanguardia de Argentina y el mundo

Los médicos Carmona y Abdala recibieron instrucciones del reconocido especialista en este tipo de operaciones, el cirujano español Diego González Riva, con el método uniportal. De allí, concretaron su perfeccionamiento durante meses en el Shanghai Pulmonary Hospital (China), único centro hospitalario del mundo en el que se realiza cirugía torácica en pacientes con cáncer de Compleja cirugía de tórax en paciente despierto pulmón.

Al momento de destacar el método, Abdala aseguró: “La práctica que estamos aplicando ha reducido la morbimortalidad durante la cirugía, tiempo de internación y en forma notable los dolores posoperatorios. Con esta patología el paciente operado con antiguas técnicas tenía un alto riesgo de muerte, en tanto que con la nueva técnica no tiene más de tres días de internación hospitalaria”.

En otro tramo de la charla con el profesional, Abdala destacó: “Debe tenerse en cuenta que constituimos el único equipo del país –y por supuesto de la provincia– que aplica esta técnica quirúrgica, con equipamientos que adquirimos en el exterior y que aportamos para enfrentar el sostenido crecimiento del cáncer de pulmón. Para que se fije de que estamos hablando, de acuerdo con el Global Cáncer Observatory (GCO), en el año 2018 registró un crecimiento de 2,1 millones de casos, con 1,8 millones de decesos”.

Para el cirujano Juan Manuel Carmona lo sucedido en el Hospital Central, “es ofrecer al paciente operación de vanguardia y tratamientos complementarios. Hemos perfeccionado la técnica quirúrgica miniinvasiva y la estamos llevando a cabo en Mendoza, logrando ese objetivo de ponerla a disposición de la gente, con lo último de la medicina del mundo. En nuestra especialidad plantamos, todos los días, una bandera de batalla sobre un cáncer muy agresivo, donde tratamos de salvar vidas, que es nuestro fin último”.