|16/11/21 07:43 PM

Cómo actuar frente a un presunto caso de abuso en una escuela

La preocupación asecha a cada familia cuando se difunde información vinculada a este tipo de hechos en establecimientos educativos. 

Por Redacción

Un nuevo caso de abuso sexual en una escuela mendocina fue denunciado recientemente. Esta situación genera preocupación en padres y autoridades con la vuelta a la presencialidad.

Esta no es la primera vez que se denuncia un hecho de estas características y, si bien se tratan de casos aislados, existe una metodología específica que se debe seguir y cumplir, una especie de procedimiento ante denuncias por abusos, acosos, actitudes inadecuadas por parte de un docente a menores.

El coordinador de Políticas Socioeducativas Dirección General de Escuelas (DOAITE), Miguel Conocente, se refirió en declaraciones a medios locales sobre la situación: “En principio se puede decir que ha actuado bien, porque Mendoza cuenta desde el 2018 con el decreto, el 1.187 donde figura la guía de procedimiento para situaciones emergentes".

En este sentido, indicó que en la guía se establecen "una serie de pasos que hay recorrer para poder hacer las denuncias, el apartamiento preventivo de docente, hasta que se sepa su condición".

 

Procedimiento

“Lo primero que hay que hacer es la comunicación con los padres y con el sistema médico con el que la escuela cuente, para que el médico evalué si amerita o no un traslado a un centro de salud para a hacer una evaluación mayor del chico o chica", sostuvo Conocente.

En segundo lugar, indicó que se instruye a los padres para que hagan la denuncia en fiscalía o en la Defensoría de Menores, "si el caso es de menores también se hace una denuncia en el ETI y a partir de eso se toman medidas".

Y agregó que las decisiones "son disciplinarias y dan aviso a la Junta Disciplinaria para que luego se haga un apartamiento preventivo hasta que se pueda dirimir qué ha pasado. En el caso que sea un personal no docente, lo que se hace es la presentación ante recursos humanos de la DGE".

Sobre la visibilidad de varios casos en la provincia, manifestó que posiblemente "gracias al trabajo que se vienen haciendo fuerte y sostenido en el tiempo con la educación sexual, es que los chicos ya no se quedan callados, empiezan a decir que estas cosas suceden y ocurren a veces en la escuela".

Si bien, según las estadísticas más del 80% de las veces el abuso se da en el ámbito familiar, "los chicos encuentran en la escuela un lugar de escucha donde poner de manifiesto esto. Entonces a partir de allí están las herramientas, los resortes que el Estado tiene para poder accionar y salir en su protección".

Por su parte, en algunos casos donde la tecnología es la que deriva a nuevas formas de acoso -como cuando un docente envía una solicitud de Facebook a un estudiante-, Conocente explicó que "no hay una reglamentación" y recordó que hace algunos años hubo un proyecto de ley de educación que "tenía que ver con empezar a hacer algunas regulaciones posibles sobre el uso de redes sociales y el rol de los educadores, pero en ese momento fue criticado, algo que volvió al debate en tiempos de pandemia".

Finalmente, consideró que este "es un tema a discutir, ya que estamos queriendo regular dentro de lo que es el ámbito privado, más allá de la escuela, podemos pensar en los grupos de Whatsapp entre el docente de gimnasia y los chicos, temas que todavía no están regulados".