|03/05/21 04:45 PM

Cinco amigos viajan en bici por todo el país en busca del sueño de miles de niños

Con cartas de chicos de todas las provincias y con el lema "qué querés ser cuando seas grande" intentan llevar alegría e ilusión a cada escuela. ¿De qué se tratan los viajes?

Por Redacción

Unidos para cumplir el sueño de miles de chicos, cinco amigos viajan en bicicleta por todo el país con el lema "qué querés ser cuando seas grande".

En el programa El Interactivo que se emite por Facebook y YouTube de El Ciudadano, lunes a viernes 12:30 horas, hablamos con Juanjo Vargas, comunicador social, fundador de la actividad: “Es una iniciativa que surgió en el 2011, es un viaje de amigos por las escuelas tratando de promover el mensaje de qué querés ser cuando seas grande.

Juanjo nos cuenta que todo con un homenaje a Sarmiento en el 2011, "de ahí en adelante dijimos vamos a San Juan. Pero cuando les comentamos a los maestros esto y que sería bueno llevar una carta a la casa de Sarmiento, los maestros comenzaron a interesarse para que fuéramos a charlar con los chicos"

La idea que enmarca este proyecto, totalmente voluntario y de ayuda es poder trasladar cartas de miles de niños que expresan sus deseos y sus sueños más profundos. Así, "en el 2015 llegamos al Congreso antes de las elecciones para preguntarles a los chicos qué le dirían al próximo presidente"

El primer viaje fue en el 2011, "después hicimos Córdoba, San Juan, en el 2013 desde Misiones a Córdoba, en el 2014 unimos Cura Brochero con el Vaticano"

“Esto culminó durante un tiempo, por distintas razones, pensamos que no lo íbamos a hacer más. Ahora estamos planteando esto porque consideramos que es una época importante, es difícil para los chicos, los padres y todos. Por eso vamos a hacer el sexto cruce, uniremos el Atlántico con el Pacífico, estaremos por Mendoza. Primero Valparaíso, Santiago y Los Andes, luego Mendoza, San Juan, San Luis, Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y culminamos en Uruguay" agregó Juanjo.

Hay que entender que detrás de esta acción, no se busca ningún tipo de retribución, simplemente es un acto de amor puro. Juanjo expresó: “No son viajes politizados, vamos por los sueños de los chicos. Eso genera para nosotros una obligación de cómo hacer actividades para que no se malinterpreten"

¿Reciben alguna ayuda de una ONG o del Estado?

En este sentido, Juanjo sostuvo que buscamos sponsors para pagar los gastos, hay coches que siguen las bicis, sino alguien nos presta el coche, poder pagar la comida, sin que lo paguen del bolsillo los ciclistas y lo vamos logrando.

Comprometido con su intención Juanjo especificó que luego del segundo viaje, comenzaron a visitar las escuelas, y fue una de las partes más emocionantes de la actividad. "Eso fue genial, porque cuando uno encuentra un docente motivado encuentra un aliado. Uno se da cuenta cuando viene un docente querido y otro no tanto. El muy querido viene con muchos chicos detrás" 

Además concluyó: “En cinco años de muchos cruces hemos tomado 131 mil cartas de chicos, hemos visitado unas 2 mil y algo de escuelas. La primera vez que entramos a una escuela, fuimos para contar que íbamos a ir a la casa de Sarmiento. Estábamos en Córdoba, colegio Carbó que es fundacional de Sarmiento a donde vinieron las maestras norteamericanas. Nosotros entramos y le dijimos ‘escuchen, vamos a ir a la casa de Sarmiento con una carta con los sueños"

En ese momento, comenta que "de golpe uno del fondo después de hablar hablado 10 minutos, el del fondo levanta la mano y me pregunta ‘¿tenemos que llevar pijama?’. Claro, él se pensó que estábamos enrolando chicos para hacer un viaje en bici. La ilusión de un niño es magnífica y nosotros los grandes como tenemos tantos problemas nos vamos olvidando"

Los niños son soñadores, no tienen maldad, son personas puras y con una energía única. Eso fue lo que hizo que el vínculo fuese cada vez más cercano y compinche.

“Este viaje es por los sueños. Nos dedicamos a distintas actividades, cuando hacemos el cruce si veníamos enfermos nos sanamos, si veníamos mal nos ponemos bien y la familia se enorgullece" dejando entrever que los niños son como sanadores potenciales para uno, en cualquier tipo de circunstancia que estemos viviendo.

Pero en realidad, todos nos preguntamos debido a las largas distancias que recorren todos los años, ¿son ciclistas?

“No somos ciclistas, sino viejos jugadores de rugby. En el 2014 hicimos todo con 26, porque era lo que teníamos. Uno de los sponsors es el que pone las bicicletas. Este año vamos a andar en las 29, porque somos grandes y pesados y vamos en mountainbike. Tenemos bitácora de cada uno de los viajes, con anécdotas desopilantes.

En relación a esta pasión que lleva tanto tiempo uniendo al grupo de ciclistas, Juanjo con un espíritu alegre nos hace conocer situaciones que han pasado, que sin dudas, permanecerán para siempre en la memoria de ellos. Al finalizar la charla destaca en este marco que en el viaje de Italia por ejemplo, "tienen un espíritu del peregrinaje, entonces al verte todos vestidos iguales piensan que son peregrinos y te reciben, te dan agua y comida"

Por lo que sostiene "llegamos a un lugar y pensamos esperar al resto. Entonces salió una señora muy chiquita. No entiendo italiano. Y no le podía hablar en inglés, entonces le dije bicicleta, Francesco, Vaticano, Papa. Entonces la mujer dijo ‘Papa Francesco, madona’. Y se fue. Pasaron 10 minutos y apareció con una bandeja con comida, que era toda la comida que tenía ella, no era que le sobraba.

Juanjo recuerda que en ese momento, les decía "Papa Francisco, peregrinos" por lo que "empezaron a bajar los otros y dijeron ‘comida’. Pero estábamos representando a los chicos, entonces salió la mujer, nos abrazamos con ella, le devoramos la bandeja con comida y seguimos hacia el Vaticano”.

Cumpliendo los sueños de los chicos, Juanjo y sus amigos se llenan el alma a cada paso. Buscando que cada carta llegue a destino, en busca de que, esa ilusión y deseo con la que fue escrita, pueda hacerse realidad.