Tupungato, Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|20/04/20 08:03 AM

Camionero contagiado podría tener problemas judiciales

Un transportista pudo haber contagiado al personal de una bodega del Valle de Uco

El Valle de Uco se vio conmovido por su primer caso de coronavirus. No solo por la manera que se presentó, sino por el número de personas, que de la noche a la mañana se vieron envueltas en rigurosos testeos.

Para especialistas jurídicos y de la salud, el caso sirvió también para que la comunidad de los tres departamentos que constituyen el oasis productivo tomen con mayor responsabilidad todas las reglas dictadas para el cumplimiento durante la cuarentena, además las actitudes que se deben asumir una vez que se tiene sospechas de ser portador del virus.

Para medir aún más el termómetro social de lo ocurrido allí, El Ciudadano entrevistó al intendente de Tupungato, Gustavo Soto. Lugar donde es oriundo el camionero con coronavirus y en donde la conmoción fue de tal magnitud que hasta estuvo paralizada una importante bodega con más de 200 operarios.

–¿Cómo vivieron tener el primer contagio del Valle de Uco?

–Lo esperábamos, porque venimos preparándonos con todos los protocolos, a medida que se profundizaban las medidas de la provincia y la Nación. Aunque el impacto se sintió, tuvimos la tranquilidad que todos los procedimientos que estamos tomando están funcionando.

–¿Por qué este caso se presenta como irregular?

–Lo negativo que tenemos como sociedad es la inclinación a no cumplir con las reglas, como en este caso, si bien debo destacar que por suerte el problema no fue mayor. Al transportista que viaja a Chile asiduamente se le hicieron controles en la zona sanitaria de Tupungato. En su primera declaración jurada indicó que vive solo en la casa donde está alojado en la que cumple la cuarentena. Luego, en una nueva entrevista con su respectivo testeo, declaró que no se encuentra solo y que a la casa viene su hijo mayor, quien ha pernoctado un par de noches, desde el Viernes Santo y todo el fin de semana.

–¿Qué sucede entonces?

–Este hombre incurrió en esta falta que está contemplada por constituirse en infractor, ya que no informó un dato clave dentro de la cuarentena. Esto generó un gran problema mayor, ya que su hijo trabaja en una bodega muy reconocida de este departamento. Esto obligó a coordinar medidas urgentes con los directivos de este establecimiento que en forma inmediata suspendieron toda actividad. Se impidió el ingreso de todo el personal y al mismo tiempo se los fue testeando a uno por uno en sus domicilios.

Al hijo del chofer se le hizo inmediato hisopado, teniendo en cuenta que a su padre se le había detectado la presencia de coronavirus el miércoles pasado. Los resultados fueron negativos para el chico, por lo que el contacto que tuvo con 20 personas en forma directa dentro de la bodega, e indirectamente con 150 operarios que trabajan en la misma, solo fue preocupación. No transmitió el virus, más allá que se han hecho todos los controles a toda persona ligada al establecimiento bodeguero. De todas maneras, al chico se lo ha colocado en cuarentena y se la reiterará el hisopado durante la semana”.

“Con la pandemia del coronavirus no se bromea”

–¿Cómo está el camionero y qué sucederá con él?

El chofer contagiado está internado cumpliendo cuarentena en el Hospital Scaravelli (Tunuyán), con buen estado de salud, porque es un caso asintomático, un detalle por el que creo que lo llevó cometer el grave error de no cumplir con cuarentena apenas llegó del vecino país, algo que le va acarrear no pocos problemas judiciales, porque con este tema no se bromea.

–¿Qué produjo en la zona el primer caso?

–El impacto de tener un primer caso de COVID-19 en la zona, particularmente en Tupungato, tuvo dos aspectos: susto y desesperación de mucha gente del departamento. La cara positiva es que produjo que los vecinos tomen verdadera consciencia de lo que estamos enfrentando, aunque todavía falta para que llegue en su verdadera magnitud. Creo que la gente respeta mucho más el aislamiento y cuando sale a la calle toma todas las precauciones como la distancia entre ella y la utilización del barbijo.

–¿Tener contagios aumenta la responsabilidad de los vecinos?

–Como le decía al principio de sus preguntas, la gente es proclive a no respetar las reglas. Desde que se instauró la cuarentena se imputaron a más de 250 personas por no respetar la misma. Espero que no se repita violar lo que se ha decretado como aislamiento y que lo sucedido con el camionero tenga efecto en las consciencias más duras. Aún así, nosotros desde el municipio con el apoyo de todos los organismos del Estado provincial y nacional, como el caso del Ejército Argentino, profundizaremos los protocolos decretados con el fin supremo de preservar la vida de las personas que viven en el departamento Tupungato.