|11/06/21 03:55 PM

Argentina desperdicia 16 millones de toneladas de comida por año

Lorena Troncoso del Banco de Alimentos, habló con El Interactivo sobre la campaña 'Manos a la Olla', que busca recolectar alimentos para los sectores vulnerables

Por Redacción

El Banco de Alimentos Mendoza lleva adelante la quinta edición de 'Manos a la Olla', una iniciativa para ayudar a los que más lo necesitan y que busca recaudar 8 mil kilos de lentejas y arroz con su campaña.

En ese sentido, Lorena Troncoso, directora ejecutiva del Banco de Alimentos Mendoza, dialogó con El Interactivo, que se emite de lunes a viernes por Facebook y YouTube de El Ciudadano, y contó de qué se trata esta iniciativa solidaria.

“Manos a la Olla es una campaña que desarrollamos desde el Banco de Alimentos Mendoza, es la quinta edición. Está vinculada con la recepción de arroz y lentejas, que son los elementos necesarios para elaborar un guiso saludable, en una época fría y con las calorías necesarias para que las personas con vulnerabilidad puedan acceder. La hacemos extensiva a distintos públicos: empresas, grupos de amigos, particulares que nos permitan alcanzar un objetivo. Este año hablamos de 8 mil kilos, 4 mil de arroz y 4 mil de lentejas para cumplir con 37 mil raciones de comida", comenzó Troncoso.

Preocupa la cantidad desperdiciada de comida en el país.

Y agregó que “Los datos son dolorosos y se han recrudecido, organizaciones sociales no solo golpean nuestras puertas sino también particulares con una demanda específica y de una necesidad tan sensible como los alimentos de todos los días. Estamos en una situación difícil. El 2020 tuvimos 32 mil destinatarios de alimentos, la pandemia nos llevó a redoblar esfuerzos. Históricamente alcanzamos y superamos el millón de kilos de alimentos en el 2020. Aun así el 2021 nos encuentra con 37 mil personas, eso tiene que ver con un aumento de beneficiarios de las organizaciones con las que trabajamos".

Además, la directora ejecutiva del Banco de Alimentos aseguró: “Nosotros tenemos aumento por parte de las entidades beneficiarias, trabajamos con 37 destinatarios de alimentos. Eso tiene que ver con que hay más demanda de parte de las organizaciones. Esto tiene que ver con el contexto, el trabajo formal se ha perdido, la changa y lo que podían conseguir por los propios medios se ha complicado".

“Hay un modelo de trabajo que funciona en red, porque somos 18 los Bancos de Alimentos en Argentina que trabajamos en pos del mismo objetivo. Está vinculado con evitar la pérdida de alimentos aptos para el consumo pero que no se pueden comercializar. Por eso buscamos aunar las problemáticas que suceden a nivel mundial, porque la pérdida y desperdicio de alimentos deben ser cosas que nos preocupen. En Argentina se desperdician 16 millones de toneladas en el año. Como contrapartida en la provincia tenemos un 45% de pobreza", sostuvo Troncoso en diálogo con El Interactivo.

Nosotros intentamos evitar la destrucción del alimento que está apto para consumo y otorgarle un valor social. Lo que intentamos es crear conciencia de este fenómeno que sucede. Nosotros tenemos un pedido o demanda de alimentos, que estamos logrando con este trabajo común porque detrás estás las organizaciones que dan la cara. Entendemos que no lo podemos lograr sin el trabajo en red. Hemos hecho intercambios con el Banco de Alimentos de Tandil, hemos enviado conservas y ellos nos han mandado harina. Si no fuera de esta manera, el trabajo conjunto, no se logra. Son cerca de 3.500 organizaciones destinatarias, en Mendoza tenemos 80 y fluctúa porque no están contadas las ayudas eventuales", continuó.

- ¿La Tarjeta Alimentar no ha ayudado a disminuir la ayuda que hacen ustedes?

"No, realmente no impacta. Como tampoco impactan las ayudas de emergencia. También nos vinculamos con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia para potenciar nuestros esfuerzos. También entendemos que hay una realidad, el que no haya presencialidad y que los comedores comunitarios no estén funcionando ha recrudecido la situación nutricional de los chicos. Claramente un bolsón no es lo mismo que el niño tenga un bolsón garantizado todos los días en la escuela. Todas las iniciativas son válidas, como la tarjeta y los bolsones pero seguimos funcionando como complemento. Hace falta educación y trabajo para mejorar la calidad de vida de las personas", concluyó la mujer.