|13/01/22 07:25 AM

Advierten sobre el colapso en las guardias médicas por el COVID-19

Existe mucha preocupación por el estado del personal de la salud de toda la provincia y la grave situación que atraviesa OSEP

El gremio que nuclea a los profesionales de la salud en la provincia, Ampros, lleva adelante un exhaustivo análisis de situación diario del personal del sector ante el recrudecimiento de la pandemia del COVID-19 y al fuerte avance de la variante de Ómicron.

Para la representación sindical, “la situación que ha puesto a la provincia ante una nueva ola de la pandemia del coronavirus es, todavía, controlable”. La cuestión de preocupación estaría pasando por “el colapso de las guardias de los principales efectores de la salud provincial como el pediátrico Humberto Notti y el Central, en ese orden y sin dejar de apuntar a los otros hospitales”, reflejan los informes.

El colapso se estaría produciendo, según Ampros, porque “los centros de salud son utilizados como lugares de testeos y a su vez el personal de allí es redistribuido en todos los sitios habilitados para la misma acción sanitaria. Dos motivos para que la gente con otras patologías no le quede otra opción que concurrir a las guardias hospitalarias, lo que hizo colapsar el sistema. Con el agregado de los rápidos contagios que produce Ómicron en médicos y enfermeros, mostrando un complejo panorama por estos días en la provincia”, destacaron.

Pero, no es lo único que está monitoreando la organización que representa a los médicos, lo otro es “el delicado momento que está sucediendo con la obra social de los empleados públicos, OSEP”, según argumentan desde Ampros.

 

Las nuevas autoridades de la entidad gremial.

 

Profundizando el extenso material elaborado, El Ciudadano entrevistó al médico Arturo Sfreddo, prosecretario gremial de Ampros, quien sobre el estado de los profesionales de la salud de la provincia dijo: “Nos hemos encontrado con que la atención en los hospitales estatales se desbordó por la cantidad de personas con síntomas, que se han ido acercando a los centros de testeo y a las guardias en general”.

 

—¿Y eso qué indica?

—Que, lamentablemente, la positividad de los testeos va aumentando progresivamente, semana a semana. Es importante decir que no ha habido complicaciones mayores como en las primeras olas. Esto ha permitido que los servicios críticos no se hayan colmado y que esto haya producido serios inconvenientes en su atención.

 

—¿Qué pasó con el profesional de la salud?

—Ahí hemos detectado el punto crítico de esta situación que vive el sistema sanitario mendocino. En un preocupante número que crece sostenidamente, profesionales y no profesionales de centros y efectores públicos padecen contagios.

“Esta situación de múltiples contagios tiene dos aristas para observar, la salud en sí de los profesionales que deben aislarse para recuperarse y lo que ello produce en desmedro en la atención de las personas que se acercan a todos los establecimientos sanitarios”.

 

OSEP debe cumplir con la Ley 9.070

Ampros, echando mano al instrumento legal que posee la Provincia como la Ley de Acceso a la Información Pública, presentó un extenso escrito advirtiendo a la Obra Social de los Empleados Públicos que el incumplimiento de todos los pedidos de informe que se presentaron sería motivo para una demanda judicial con las consecuencias que ello atraería.

Por esto, se le consultó al pediatra de Tupungato, quien respondió: “Nuestro gremio le solicitó a OSEP un informe minucioso y detallado de una serie de situaciones que son de necesaria información pública”.

 

—Puntualmente, ¿qué quieren saber?

—Mire, es muy grave el atraso en pago de prestaciones con los profesionales de la salud y esto hace mella en ellos, como ocurre en el Valle de UCO, donde la demora se ubica entre cuatro o cinco meses en pagar esas prestaciones. Por otro lado, el afiliado se encuentra cada vez con más trabas para su atención debido a que se cortan la recepción de la prestación en laboratorios y consultorios.

 

—Es decir, denuncian cuestiones graves que la obra social no responde.

—Es así, le enviamos una nota, después de muchos pedidos de informes, donde nuestros abogados le dicen a la OSEP que estarían incurriendo en las faltas graves que señala la Ley 9.070. En el escrito apuntamos a ocho puntos que necesitamos que informe, además de lo que le expresé, detalle de deudas, sobre convenios vigentes y sus costos, distribución y asignaciones de partidas presupuestarias,

Además, de informar de forma clara, precisa y detallada cómo se están llevando a cabo las auditorías internas.

“Consideramos que lo que ocurre con la obra social es muy grave, porque afecta la atención en la salud de todos los afiliados, que requiere urgente respuesta, tratamiento y soluciones”, advirtió el médico.