|02/03/20 07:31 AM

Naciones Unidas investigará al Vaticano por las vejaciones cometidas en el Próvolo

El viaje de las víctimas del sonado caso tuvo resultados que podrían incidir en futuros juicios

El viaje a Europa de una representación de víctimas del denominado ‘caso Próvolo’, tuvo consecuencias muy distintas a las que se esperaban, incluida la expectativa que se suscitaba de que las puertas del Vaticano se abrieran y fueran recibidas por el papa Francisco. 

Esto último no solo no ocurrió, sino que se insistió con dar las espaldas, en este caso la más grande, a quienes siendo niños sufrieron tremendas vejaciones por parte de curas.

La delegación, que fue acompañada y asesorada por los abogados Lucas Lecour y Sergio Salinas, de la Asociación Xumex, logró que organismos muy importantes de Naciones Unidas (ONU), con sede en Ginebra (Suiza), tomaran el caso y comenzaran una profunda investigación con la mira puesta en la Santa Sede. Un hecho que transformaría con formato de histórico y que traería consecuencias en el mundo.

La metodología de la ONU en todos los casos es recibir lo que se le presenta e inmediatamente investigar o en su defecto archivar. En este caso, tras las observaciones de los comités Contra la Tortura, de Derechos del Niño y de Derechos de Personas con Discapacidad, el organismo determinó investigar. 

Algo que, al decir de los letrados querellantes que acompañaron a las víctimas, “hizo dar un gran giro al viaje y a la condición de esos seres que sufrieron por su paso por el Próvolo. Dejaron de ser víctimas, para ser sobrevivientes con mucha resiliencia”.

El Ciudadano entrevistó al abogado Sergio Salinas, quien a la hora de calificar lo sucedido en suelo europeo respondió que “la calificación para este viaje es ‘magnífico’. Porque ir con víctimas, convertidas en sobrevivientes de una cuestión muy grave, para que el mundo escuche y entienda lo que aquí ha ocurrido, notamos, esencialmente resiliencia”

“A esto último lo notamos cuando fuimos a Naciones Unidas y en todos los lugares que fuimos, fueron tomados como personas que han sufrido y que su relato es una verdad que arribará a buen puerto, donde lo contundente apunta al Vaticano, que si no cambia ya sabemos quién es el malo y quien es el bueno, así de sencillo”, agregó.

—¿Cómo analizan que el papa no los haya recibido?

—Ellos no diferencian mucho con los adverbios que nosotros utilizamos en los objetivos, porque después de ir a Roma, donde quedó concluido el rechazo del Vaticano porque el papa no quiso reunirse directamente y envió un empleado para juntarse con nosotros a puertas cerradas y a las afueras de la Santa Sede, ahí a nuestros sobrevivientes les quedó claro quiénes tienen enfrente y eso los fortaleció. Eso les ha hecho tener, dentro de este viaje, un inmenso crecimiento humano y para nosotros, como compañeros de viaje, fue majestuoso.

—Pero tuvieron muy buen resultado ante la ONU…

—Es muy importante que Naciones Unidas tome el caso, ya que en términos internacionales, la ONU archiva o investiga, e hicieron lo último, es decir, que la meta es investigar y avanzar. En lo que se refiere en términos de prueba, quedó claro que el Vaticano encubre y no quiere dar luz a los delitos que cometen sus curas.

El Vaticano, compelido, y sus representantes, ante el fuero penal

—¿La investigación que inició Naciones Unidas, incide en el tercer juicio?

La decisión que tomó la ONU no incide en el tercer juicio que se lleva a cabo en Mendoza, porque el mismo se hace sobre algo que existe, que tiene que ver con el hecho de que las personas que rodeaban a los victimarios no hicieron nada teniendo la posibilidad de hacerlo. 

Sí tiene incidencia en los otros juicios que tienen que ver con los propios investigadores que mandó el Vaticano. Me refiero a los religiosos Dante Simón y Alberto Bochatey, que están actualmente sospechados por el fuero penal. Si ahí ellos dan la prueba de lo investigado, por lo menos sabremos sobre 199 chicos de los que no se conoce su identidad ni la de sus victimarios”, explicó Salinas.

—¿No es tremendo que los enviados del Vaticano oculten lo que sucedió en el Próvolo?

El antes y el después está en la Iglesia y en quienes la representaron, que nunca podían ser notificados. Los representantes enviados por el Vaticano, como Bochatey, expresaban: ‘No me pregunten a mí sobre las pruebas, vayan al Vaticano’. Fuimos allí y no quisieron recibir las hojas judiciales que solicitaban las pruebas que arrojó la investigación que hicieron del Próvolo. Hasta llegaron a expulsarnos del lugar con la Guardia Suiza

“Pero cometieron un error del que nosotros sacamos provecho, porque cuando pedimos una reunión vía e-mail utilizamos un correo oficial del Vaticano con el nombre del papa, le expresamos que aprovechábamos el momento para notificar a Bochatey de todas las denuncias en su contra y solicitamos a la vez todas las pruebas de los aberrantes hechos del Próvolo recabados y por los que se llamaron a silencio”, indicó el letrado. 

Entonces, ¿el viaje tiene un alto valor?

—Sí. Por eso sostengo que todo esto tiene como resultado que por primera vez el Vaticano está compelido y no puede dar excusas de que no sabía o no conocía todo lo sucedido en el desaparecido instituto Antonio Próvolo. Naciones Unidas ha calificado esto como “el” caso

Porque claramente está demostrado que la Santa Sede no repara sobre las víctimas, no busca la verdad, no promociona la justicia, viola los derechos del niño, viola los derechos de las personas con discapacidad en un marco de tortura. Eso fue tomado de esa manera por la ONU para armar y comenzar su investigación”, finalizó Salinas.