|02/03/20 08:17 PM

Mendoza es la primera provincia del país en tener un Banco de Audífonos

El servicio funciona en el hospital Humberto Notti y será utilizado por niños que no cuenten con cobertura social

Por Redacción

La provincia ya cuenta con el primer Banco de Audífonos destinado a niños con hipoacusia, sordera o deficiencia auditiva que no tengan cobertura social. El nuevo servicio funcion en el Hospital Humberto Notti.

Con la implementación de esta medida, Mendoza se convirtió en la primera provincia del país en contar con un banco de estas características, evitando que niños y niñas lleguen a la sordera o que queden secuelas en caso de que existiera la discapacidad.

Así son los audífonos que usarán los niños. Foto: Prensa de Mendoza.

La hipoacusia, sordera o deficiencia auditiva es un trastorno sensorial que consiste en la incapacidad para escuchar sonidos y que dificulta el desarrollo del habla, el lenguaje y la comunicación. Asimismo, puede presentarse de forma unilateral, cuando afecta a un solo oído, o ser bilateral, cuando ambos oídos están afectados.

Un niño recibió su audífono en el hospital Notti. Foto: Prensa de Mendoza.

“Estamos entregando la posibilidad de vida a chicos que nacen con hipoacusia. Y no lo estamos haciendo en el marco de una compra eventual sino de un programa institucional validado por una resolución ministerial”, declaró al respecto la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Ana María Nadal.

Otro nene ya cuenta con su audífono. Foto: Prensa de Mendoza.Foto: Prensa de Mendoza.

Además, la funcionaria remarcó: “Este programa va a generar políticas a largo plazo, para que los chicos que nacen con esta patología puedan acceder al equipamiento que necesitan para poder integrarse mejor a la sociedad, desarrollar su actividad cognitiva, mejorar su educación y no tener dificultades en el habla y comunicación”.

Los objetivos del Banco de Hipoacusia son mejorar la calidad de vida de los niños y niñas con diagnóstico de hipoacusia, así como brindar equipamiento oportuno para atender esta patología, acompañar a las familias durante el proceso de equipamiento y educación auditiva del niño y garantizar la inclusión en el sistema educativo del nivel que corresponda.

¿Cuáles son las causas de la hipoacusia?

La pérdida de audición puede existir ya en el momento del nacimiento (causas congénitas) y también puede suceder a cualquier edad (causas adquiridas).

Entre las causas congénitas se encuentran:

  • Factores hereditarios o no hereditarios.
  • Complicaciones en el embarazo o en el parto. Por ejemplo, falta de oxígeno en el momento de nacer, ictericia grave durante el período neonatal, bajo peso en el nacimiento.
  • Infecciones que haya sufrido la madre durante la gestación, como rubéola o sífilis.
  • El uso incorrecto de determinados fármacos durante el embarazo. Por ejemplo, aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos.

Entre las “causas adquiridas”, se destacan las siguientes:

  • El envejecimiento.
  • Padecer infecciones crónicas del oído. En los niños, la otitis media crónica -presencia de líquido en el oído- es una causa frecuente.
  • Sufrir enfermedades infecciosas como meningitis, sarampión y parotiditis.
  • La obstrucción del conducto auditivo por cerumen o cuerpos extraños.
  • Padecer traumatismos craneoencefálicos o de los oídos.
  • El consumo de algunos medicamentos como los que se prescriben en el tratamiento de infecciones neonatales, el paludismo, algunos tipos de tuberculosis y algunos tipos de cáncer.
  • Exponerse a un ruido excesivo (la OMS recomienda un límite de 65 decibeles). Esta circunstancia puede producirse en el puesto de trabajo, si está relacionado con maquinaria ruidosa o explosiones, o durante actividades y eventos recreativos en bares, discotecas o conciertos, donde se alcanzan a veces los 110 decibelios. También puede ser perjudicial usar auriculares para escuchar música a un volumen excesivamente alto.

¿Se puede prevenir?

  • Hay muchas maneras de prevenirla la hipoacusia:
  • Realizar todos los controles prenatales durante el embarazo.
  • Recibir todas las vacunas del Calendario Nacional.
  • Pedir para los recién nacidos la Prueba de Pesquisa Neonatal Auditiva antes de salir de la maternidad o dentro del primer mes de vida.
  • Llevar a las niñas y niños al control periódico de salud, aunque estén sanos.
  • Limitar el volumen y el tiempo de uso de los auriculares y evitar los ambientes ruidosos.