Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|17/01/20 07:52 AM

La quita de la claúsula gatillo trae conflictos con gremios estatales

Según el goberndor Suarez, la actualización de los sueldos del Estado por el índice inflacionario no se llevará a cabo por las dificultades económicas de la provincia. En consecuencia, la dirigencia sindical anuncia posibles medidas de fuerza y la exigencia de alternativas salariales para sostener el poder adquisitivo

El gobernador Rodolfo Suarez anunció oficialmente el fin de la aplicación de la cláusula gatillo en los sueldos de los empleados del Estado mendocino. El primer mandatario argumentó que “no se puede sostener, porque contra más inflación tenemos menos recaudación y eso repercute en las finanzas del Estado. Tenemos que ser responsables y sentarnos hablar para darles el mejor sueldo posible, sin que afecte a los contribuyentes”.

Como era de esperar, la respuesta por parte de los diferentes gremios estatales no se hizo esperar. Todos al unísono criticaron la decisión y anticiparon medidas de fuerza, aunque y al mismo tiempo, todo lo dejaron en un compás de espera hasta que se abran las diferentes mesas paritarias, donde estiman conocer las alternativas que ofrezca el Gobierno.

La excepción la constituye la Asociación de Profesionales de la Salud (AMPROS). Ese gremio no parita, tiene una mesa de negociación donde se acordó ajustar el salario de los profesionales de acuerdo a índices de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE). Por lo que, tras el anuncio del gobernador, “esperan continuar con esa modalidad”, aseguraron los médicos gremialistas.

El Ciudadano tomó de referencia algunos nucleamientos sindicales, como por ejemplo, el gremio de los judiciales, donde su secretaria general, Adriana Domínguez, expresó: “No nos sorprende, porque está claro que el nivel de endeudamiento que dejó el gobierno de Alfredo Cornejo es alto y preocupante, entonces aparece la misma política, el ajuste a través del sueldo de los trabajadores. El último dato de inflación del 3,7%, integrante de una inflación interanual del 53,8% deja claro que los trabajadores para poder mantener el poder adquisitivo, ligado a un aumento inflacionario de este nivel, necesita de la cláusula gatillo”.

Adriana Domínguez, secretaria general del gremio de los judiciales.

A la pregunta de qué hará ese gremio, respondió que “en un espíritu de diálogo que siempre ha caracterizado a los trabajadores judiciales, vamos a esperar el llamado a paritaria, que esperamos que sea pronto. Eso es necesario que sea así por el nivel inflacionario que se estima sea alto a lo largo del año que se ha iniciado. Por lo que necesitamos que el Gobierno se siente con los gremios a negociar para saber, a partir de la negociación, qué ofrecen al empleado estatal, fundamentalmente lo que ofrezcan en reemplazo de la cláusula gatillo”.

“De todas maneras se advierte que colocaremos a los trabajadores de nuestro sector en las alternativas de plan de lucha para que los sueldos, al no contar la cláusula gatillo con un aumento que esté acorde al régimen inflacionario”, agregó.

“Sacan la cláusula gatillo y no ofrecen nada”

En tanto, para el secretario general de la CTA Mendoza, Gustavo Correa, “lo más preocupante es que no dice qué es lo que hará, porque dice lo que no hará, pero a eso no lo reemplaza con alguna propuesta que les dé a los trabajadores alguna tranquilidad”. 

Gustavo Correa, secretario general de la CTA Mendoza.

El sindicalista sostiene: “No tenemos una perspectiva de lo que el trabajador del Estado deba esperar en el año que se ha iniciado, en cuanto a aumentos salariales. No se estiman salarios en base a una cláusula gatillo, que tiene también dimensión de mentirosa con respecto a una inflación real y nos preguntamos cuál es la propuesta”. 

“Esperamos aumentos salariales que hagan que el trabajador acompañe el proceso inflacionario y a la vez recupere parte del poder adquisitivo que hemos perdido en los últimos cuatro años, cerca de un cuarto del salario, una pérdida progresiva, de acuerdo a la inflación de los últimos cuatro años”, consideró.

Sobre las medidas, aseguró que “la lucha en la calle se hace inevitable cuando el trabajador no tiene respuesta a sus salarios. La protesta se reavivará indefectiblemente en la calle con todos los gremios, en defensa de las condiciones de vida del trabajador y de sus familias”

Por su parte, el secretario general de ATE, Roberto Macho, anunció: “Nuestro gremio ya hizo el pedido de apertura de paritaria 2020 para Administración central, Salud y entes autárquicos y descentralizados. En vez de responder lo solicitado, el Gobierno informa la caída del régimen de cláusula gatillo. Una conquista de los trabajadores que les ha ayudado a mitigar tanta presión inflacionaria sobre sus sueldos”.

Roberto Macho, secretario general de ATE.

Sobre el incremento nacional y lo que en Mendoza se espera, el gremialista señaló: “El aumento decretado por el Gobierno nacional a los compañeros nacionales no sirve. Es insuficiente y está por debajo de la Canasta Básica Alimentaria y de la inflación; por eso nosotros exigiremos en la mesa paritaria alternativas para que los sueldos de los trabajadores públicos no se vean perjudicados ante la quita de la cláusula gatillo, porque en ningún aspecto los empleados pueden perder el poder adquisitivo. Al momento de paritar se pedirá retroactividad al 1 de enero”. 

Los profesionales de la salud acuerdan con datos de la DEIE

También estuvo la opinión de los profesionales de la salud y esto respondió la secretaria adjunta de AMPROS, Claudia Iturbe, quien aclaró: “Las negociaciones que ha tenido nuestro gremio en los últimos años no ha sido con cláusula gatillo. Lo nuestro pasa por una actualización mensual de nuestro salario de acuerdo a datos de la DEIE, y esa condición en los últimos tiempos la hemos pedido por escrito al Gobierno para que se mantenga ese compromiso, porque es parte de nuestro convenio colectivo de trabajo. Está dentro de una negociación, que no es paritaria”. 

Claudia Iturbe, secretaria adjunta de AMPROS.

Por ahora, seguimos manteniendo la misma modalidad negociadora, porque no paritamos, solo nos sentamos por comisión negociadora. Hace poco lo hicimos por prestadores, pero por tema salarial aún no nos hemos sentado con el Gobierno y esperamos hacerlo a la brevedad”, explicó.