|13/05/19 08:24 AM

Más refugios para mujeres agredidas

Preocupa el incremento de la violencia de género, por lo que se crea la necesidad de contar con más lugares de protección

En los ámbitos judiciales hay mucha preocupación por la importante demanda de refugios, lo que indica que la violencia de género, lejos de morigerarse, se ha acrecentado en toda la provincia. 

Pero también es una señal de que ese crecimiento habla de la decisión de que cada vez hay más mujeres que decidieron frenar sus suplicios e iniciar el camino de la justicia para terminar con inmerecidos castigos psíquicos y físicos. Algo que en definitiva en la mayoría de los casos salva sus vidas.

Los refugios distribuidos en distintos puntos de la geografía provincial han comenzado a ser la clave para salvar a las mujeres de una muerte segura. También para que, con la atención de profesionales de la medicina y el derecho, las mujeres que allí llegan no solo se den cuenta que la Justicia está de su parte, sino que comiencen a sanar su autoestima, a valorar sus vidas, encontrar sentido a su existencia y saber lo valioso que pueden hacer por ellas y su círculo íntimo, fundamentalmente sus hijos. 

La ley provincial 8.933 que adhiere a la nacional 27.234 sobre prevención y erradicación de la violencia de género, rige desde finales de 2016. En tanto, la creación de refugios sobre mujeres víctimas de la violencia de género –que está desde 2012– recién en los últimos años ha tomado forma responsable por parte del Estado ante el cúmulo de mujeres que sufren violencia intrafamiliar, con la grave secuela del crecimiento de muertes.

El femicidio en Mendoza crece de manera sostenida. El asesinato de María Gisela Villafañe es el caso testigo de que la violencia de género seguida de muerte no se detiene. Que hace necesario redoblar esfuerzos gubernamentales para hacer sentir con rigor la vigencia de las leyes y los mecanismos para comenzar a bajar esos dolorosos altos índices, por lo que los refugios toman un rol preponderante.

Al respecto, El Ciudadano dialogó con la presidenta de la Fundación Sobran Motivos, María Belén Real, quien dijo: “Un nuevo y aberrante caso de femicidio en Mendoza hace que expongamos sobre la importancia que tiene la visibilización y el trabajo en prevención sobre esta problemática que se cobra la vida de nuestras parientes, amigas, vecinas y hermanas”.

La abogada detalló además el inconmensurable trabajo de la fundación, el crecimiento de los refugios para las mujeres víctimas de violencia de género. “En un principio el apoyo solo era de mujeres, (pero) hoy hay muchos hombres que nos ayudan. Es sorprendente el crecimiento que se ha dado en el valor ciudadano hacia el refugio, porque las opiniones sumamente favorables así lo indican. Aunque, como siempre nosotros decimos, quisiéramos tener el refugio cerrado, ya que no existiría esta temática. Pero está y mientras lamentablemente exista este lugar, será un eslabón sumamente importante para que la mujer logre salir de la situación de violencia en la que se encuentra”, consideró.

Una vez en el refugio, más mujeres se animan a la denuncia

Al explicar el crecimiento del refugio, Real explicó que “la demanda desde su creación en 2012 ha crecido, lo que ha implicado la apertura de más refugios. Una clara señal de que esta cara de la violencia de género se ha visibilizado e impulsa a la denuncia por parte de las personas que la sufren”. 

Y agregó que “lo importante de toda esta suerte de movimiento social que contrarresta algo tan duro, es que los refugios han dado soluciones. Esto es la contención y protección de esas mujeres que se animan a impulsar sus denuncias”.

La titular de la fundación Sobran Motivos puso énfasis en afirmar que “la gente debe entender y conocer que la ley que habla de la prevención y erradicación de la violencia de género es un instrumento de orden público. Por eso en cualquier oficina fiscal se le debe dar a la víctima asesoramiento e indicar un refugio, sea el nuestro o cualquier otro de la provincia. Esta es  una obligación que señala un instrumento jurídico que está en vigencia desde el mismo momento que fue promulgada la ley”.

Finalmente, ante la consulta de nuestro diario sobre la dirección del refugio de su fundación, la mujer se excusó de darla. Según explicó, es por una cuestión de preservación del anonimato, como medida de prevención y de reaseguro de que las víctimas que concurran allí estarán a salvo. 

Contacto con refugios de violencia de género:

  • En la Dirección de Género de la provincia
  • Al 4282938
  • www.facebook.com/ fundacionsobranmotivo
  • www.sobranmotivos.org
  • A través de una oficina fiscal