|26/02/19 10:13 AM

Ni Uber, ni Cabify: taxistas denuncian que los truchos perjudican la actividad

Propietarios de taxis y remises aseguran que a pesar de la nueva normativa y del Ente Regulador de Transporte, no han podido terminar con estas acciones que siguen creciendo a la sombra y culpan al Estado de haber alimentado este servicio ilegal.  Reiteran que viven a los ponchazos, que están desprotegidos ante tanta inseguridad y consideran que el Poder Judicial está condicionado por el poder político y por eso la Justicia no les responde

Para propietarios de taxis y remises es muy grave y perjudicial la circulación de unidades de ambos servicios en forma clandestina. Un tema, al decir del sector, del que hacen directamente responsables a los organismos de contralor públicos.

El crecimiento de la anormalidad es ya, a todas luces, escandalosa y perjudicial, observan desde la Asociación de Propietarios de Taxis de Mendoza (APROTAM).

Aseguran desde la entidad que ni con la nueva normativa y mucho menos con el flamante Ente Regulador de Transporte se ha terminado con una acción que se viene denunciando desde hace mucho tiempo. Punto que sigue creciendo a la sombra que agregan unidades de todo tipo y modelo, cobrando al margen de toda tarifa, evadiendo impuestos y reglamentación vigente.

Piden controles a los autos truchos.

Tanto taxistas como remiseros aseguran que la plataforma Uber, que en un principio fuera tan resistida, se ajusta al nuevo instrumento jurídico de transporte que rige en la provincia, que para nada los ha perjudicado, como sí lo está haciendo el servicio informal que, por desidia u otras inentendibles actitudes del Estado, forma parte de un anormal transporte público.

Al respecto de todo esto, El Ciudadano dialogó con el titular de APROTAM, Fernando Sáez, quien en tono muy molesto dijo: “Ni Uber nos perjudicó, ni el MendoTran nos benefició. A los taxis los perjudicó esta administración por medio de la Secretaría de Transporte. Algo que, para los que realizamos este servicio, no tiene memoria en la actividad”, e inmediatamente agregó: “Han liberado intencionalmente a los autos particulares que hacen de transporte público. Y en esto, no tiene nada que ver el servicio Uber. Hay una cantidad enorme de autos ilegales que están haciendo el servicio; en la Ciudad cualquiera que tiene un auto con capacidad ociosa lo hace transitar como servicio público. Hay un crecimiento descomunal del servicio trucho que ha alimentado esta gestión de Alfredo Cornejo y Natalio Mema”, puntualizó Sáez.

Fernando Sáez de APROTAM.

Consultado sobre los controles, el empresario respondió: “No existen controles, porque está todo liberado. En los barrios hay remiseras que tienen 3 ó 4 vehículos legales y el resto son truchos. Sobre esto, nosotros desde APROTAM hemos hecho denuncias penales. Algo que está en la mayoría de los barrios del Gran Mendoza. Lo más grave es que las acciones penales van por caminos muy lentos de la Justicia mendocina”.

Aseguran que el servicio se mantiene a los ponchazos

Para el presidente de APROTAM, “el Poder Judicial está condicionado por el poder político. Notamos que siempre está la mano del Gobierno sobre cualquier decisión que tome la Justicia. Por eso los trámites se demoran una enormidad. El ejemplo son los recursos de amparo sobre la Ley de Movilidad que desde nuestro sector venimos cuestionando desde hace ocho meses y todavía la Justicia no nos responde si tenemos o no razón. No hay ningún tipo de resolución y damos vueltas y vueltas y nadie responde. Clara demostración de que hay una mano que presiona a ese poder del Estado”.

Al preguntársele si eso sucede también al momento de responder sobre robos a taxis, Sáez expresó: “La inseguridad continúa sobre este sector. Es un desamparo que también nos dijeron que nos debemos hacer cargo. Entones los robos siguen y a cualquier hora. El taxista mendocino convive con eso y hasta ahora rogamos que ningún chofer salga lesionado”.  

Finalmente el taxista aseguró: “Nuestro sector sobrevive como puede, manteniéndose a los ponchazos. Son pocas las empresas que pueden cambiar sus unidades. Hay que tener en cuenta que un vehículo 0 kilómetro cuesta alrededor de $500.000. La tarifa hoy está con un aumento otorgado hace un par de meses atrás y aún así es la más baja del país. Sin embargo, no tenemos las frecuencias de viajes que este sector supo tener, porque en el valor de la tarifa está la competencia ilegal que he detallado y de la que el Gobierno, intencionalmente, mira para el costado”.