|25/01/21 01:07 PM

¿En qué consiste la enseñanza bimodal?

En Mendoza, estudiantes y docentes volverán a reencontrarse en las aulas, el próximo 1 de marzo. Asistencia por turnos y sistema mixto, es lo que resuena para poder llevar adelante el ciclo lectivo 2021

Por Redacción

 

De cara al inicio de un nuevo ciclo lectivo, autoridades ultiman detalles sobre el modelo educativo que regirá este 2021.

Debido a la estricta cuarentena por la pandemia de COVID-19, en Argentina, como en muchos otros países, la educación tuvo que volcarse por completo a la virtualidad, siendo éste un gran desafío.

Docentes, alumnos y padres tuvieron que cooperar para que esta modalidad funcione, pero inevitablemente en cientos de casos la falta de recursos fue un condicionante. 

El objetivo, según indicó el titular del ministerio de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, es que los estudiantes regresen a las aulas

El funcionario advirtió que el regreso a las escuelas no será al 100 por ciento, sino de manera dual, ya que “no existe infraestructura en ningún lugar del mundo que pueda permitir la presencialidad absoluta en las condiciones actuales".

La presencialidad significó un importante presupuesto invertido en las escuelas.

 

Si bien se espera que con el nuevo cargamento de vacunas rusas los docentes sean vacunados, no será condición indispensable para garantizar la vuelta a las aulas.

Lo que sí apuntan a garantizar, es la distancia social, por lo que analizan la enseñanza bimodal. 

 

Enseñanza bimodal

Este concepto hace referencia a la combinación de dos modos distintos de formación: el presencial y el virtual

Si bien aseguran que los alumnos volverán a recurrir a las escuelas, lo harán de una manera diferente y entre las múltiples opciones que se barajan, se habla también de la asistencia por turnos.

En Mendoza el regreso se programó para el 1 de marzo, pero la decisión "está sujeta a la realidad sanitaria que tengamos en ese momento", remarcó el gobernador, Rodolfo Suarez.

 

Ventajas de la modalidad

La principal ventaja, es que supone una adaptación de la educación al nuevo paradigma que vivimos. Además, marca un paso más en la transformación digital, que solo en pocos lugares se había aplicado. 

Los recursos de aprendizaje se ampliaron significativamente y, además, en la era digital que vivimos, la educación virtual supone un mayor alcance para los chicos y un avance más notorio.

Por otro lado, la enseñanza bimodal permite una mayor conciliación, tanto laboral como familiar, puesto que se amplían los límites habituales de espacio y de tiempo que tiene la educación presencial. 

De esta forma, no se pierde la opción de asistencia física, pero no se vuelve obligatoria ni indispensable para poder superar el curso con éxito, sino que se adaptará y podrá personalizarse a las circunstancias de cada grupo.

 

TAGS