|24/11/21 10:54 AM

Wanda Nara con Susana Giménez: "A la China Suárez le pedí disculpas"

La empresaria habló con Susana Giménez: reveló cómo se enteró de los chats entre la actriz y el futbolista y dio detalles de la reconciliación

Por Redacción

Este martes por la noche, Wanda Nara habló por primera vez sobre el escándalo amoroso ocurrido entre ella, su marido Mauro Icardi y Eugenia La China Suárez, señalada como la 'tercera en discordia'. Si bien la mediática se expresó sobre el asunto en sus redes sociales, ahora se escuchó su voz hablando en primera persona del denominado 'Wandagate'.

Lo que se vio en Telefe Noticias fue un adelanto de un especial que Susana Giménez rodó en París para mostrar la vida de Wanda e Icardi en la capital francesa y, además, hablar del tema que tuvo en vilo al país. Las grabaciones se realizaron en distintas locaciones de la ciudad luz: por ejemplo, se la vio a la mediática manejando un auto de lujo que compró su marido apenas comenzó a jugar en el Paris Saint Germain. También se realizaron tomas en el exclusivo Hotel Ritz, en el que se hospedó la diva junto a su equipo de producción, compuesto por alrededor de 18 personas.

 


“Buenas noches a todos”, saludó Susana con la Torre Eiffel de fondo. La postal más representativa de la noche parisina y la nota más buscada por el periodismo de espectáculos en el último mes. “Yo quería hablar con vos”, dijo Wanda Nara luego de entrar en el cuadro. “Ahora empieza el Wandagate”, anunció Susana, más cómodas en el hotel, sentadas en sillones, siempre con el emblema de la capital francesa detrás.

 

"Yo me saqué al ver el mensaje y como siempre estoy con el celular cometí el error de subir una historia a Instagram. Por eso le pedí perdón a ella porque lo primero que hacemos es ser machistas y echarle la culpa a las mujeres", afirmó Wanda Nara y sorprendió a todos.

Susana Giménez fue al hueso en la entrevista y le preguntó absolutamente todo: "La mayoría de las cosas me las mostró él. Y no me mintió. Si pasó algo es lo mismo. Nosotros tenemos una relación muy chapada a la antigua. Y para mí un mensaje es lo mismo que lo otro. Lo conozco mucho, desde los 17 años, y sé que fue sincero cuando me pidió disculpas. Fue un gran error en su vida".

 

“Vos eras amiga de la China”, afirmó Susana, aunque Wanda marcó un límite. “No era amiga, tenía buena relación, cordial. Mi enojo fue una mirada machista, de echarle la culpa a la mujer. Después tomé distancia, y admiro que una mujer pueda ser libre. Yo soy una mujer chapada a la antigua: para mí un mensajito es divorcio”, reconoció.

Además, se imaginó en la situación opuesta: “Los mensajes no los hubiera escrito y no me gustó que no me hayan contado del otro lado”, y agregó: “Nunca tuvimos problemas de este tipo, te lo puedo jurar por mis cinco hijos. Cuando vi el mensaje, agarré mis cinco hijos y en el primer avión me fui a Italia. Y él se vino en el avión atrás mío”.

 

“¿Se vieron la China y Mauro?”, preguntó Susana de repente. “Parezco una chusma pero es lo que tengo que hacer hoy”, agregó casi como para justificarse. “Confiamos los dos ciegamente en todo, yo pongo las manos en el fuego por Mauro, pero sentí que hubo un quiebre. Después él me dijo que hubo un encuentro y que no fue nada. Yo pienso que podría haber pasado de todo pero es verdad que no pasó nada”, añadió.

Respecto a este encuentro, y todavía sin nombrarla, reconoció haber llamado a la China. “Lo primero que hice fue pedirle perdón por esa historia que había usado una palabra no muy elegante que había usado en un momento de calentura”, reconoció. “Es comprensible, es humano que uno se equivoque”, avaló Susana.

En este punto, Wanda explicó por qué había decidido perdonar a su marido: “Podemos seguir juntos, y volvería a empezar con él. Porque fue él el que me mostró las cosas como pasaron, y está arrepentido. Yo creo en el perdón y creo en la palabra. Lo miré a los ojos, estuvimos solos y creo en su arrepentimiento”.

 

Hacia el final del adelanto que se vio por Telefe, Mauro Icardi hizo su ingreso al estudio. Abrazó a la conductora y le dio un beso a su esposa. “Yo no estoy arreglado, vine así nomás”, se justificó por su look informal en contrapunto con la elegancia que mostraban las dos mujeres.

“Pensé que quería cobrar por estar acá”, se sorprendió Wanda, que le regaló a la diva parte de su línea de cosméticos en una enorme caja roja de un corazón, y dejando en ese gesto una metáfora del 'continuará'. Para saber cómo sigue la historia, habrá que esperar el programa completo que se verá el 30 de noviembre por Paramount+.