Buenos Aires, Argentina
Mendoza, Argentina

|23/07/20 10:11 AM

Viviana Canosa expuso al presidente: "No abuse de su poder"

La periodista contó lo ocurrido con Alberto Fernández y confesó que hasta pensó dejar la televisión

Por Redacción

Desde el martes se sostiene la polémica entre Viviana Canosa y el presidente Alberto Fernández. Lo que para Fernández se dio en el ámbito privado, asustó a la periodista, quien no dudó en hacer de público conocimiento lo sucedido.

En una entrevista radial Canosa contó que había recibido un mensaje del mandatario quejándose del contenido de su programa televisivo, 'Nada Personal', que se emite en El Nueve.

Ante tal revuelo, la conductora comenzó el programa nocturno del miércoles explicando lo sucedido y aseguró que hasta pensó en dejar la televisión porque tenía miedo.

Remarcó que no es la primera vez que Fernández se comunica con ella, pero seguramente este último mensaje (el 30 de junio) "fue el que rebalsó la copa". "Me hizo sentir muy mal. Me hizo sentir que no tiene ningún sentido seguir trabajando en lo que me gusta, en lo que me apasiona, en lo que me hace feliz. Y quise mandar, como dije ahí, todo a la mierda”, aseguró respecto último mensaje recibido.

En consecuencia, contó que en ese mensaje "que me quería mucho, que por eso me lo decía, que me cuidara, que se me iba a volver todo en contra y otras tantas cosas que no viene al caso decir. Insisto, no es la primera vez”.

"Le escribí tres mensajes super fuertes hablándole de abuso de poder y de otras cosas. Y me arrepentí y borré los tres mensajes. Porque me parecía que era redoblar la apuesta. Y finalmente, es el presidente y tuve miedo. Y simplemente, le puse: ‘Respiré profundo, tomemos un café cuando quieras'. Pero a la mañana siguiente, cuando me levanté, se me paralizó todo el cuerpo”, contó.

Luego indicó sus sensaciones y advirtió que pensó en llamar al dueño del canal, Carlos Lorefice, "para decirle que no quería seguir trabajando. Que mi vida no era un programa de televisión, que no lo valía. Y me sentía absolutamente vulnerable, impotente. Me enojé. Pero, básicamente, tuve mucho miedo”.

“Era como el Estado contra mí. ¿Por qué? Si lo único que hago es trabajar. Yo no estoy ni de un lado ni del otro de la grieta. Este programa se hace con todas las voces, todas las noches. Y yo le quiero decir al presidente que ojalá no me llame nunca más. Que no me moleste más, que me deje trabajar en libertad, que me la merezco, que me la gané. Que soy una mina de bien, laburadora, decente. Digo lo que pienso. Vivo en libertad, soy libre. Yo no soy ni quiero ser un títere de nadie”, reflexionó.

Aclaró que no quería meter "cuestiones de género", pero que él "tiene un poder que yo no tengo. No abuse de su poder”.

Casi sobre el final de su comunicado, sostuvo: “Yo me siento absolutamente decepcionada con usted, señor presidente. Lamento que hayamos interrumpido nuestra amistad. Creo que le he hecho grandes notas el año pasado. Inclusive este, cuando comenzó el año. Siempre puse mi mejor predisposición. Este programa también está para cuando usted quiera decirme las cosas. Pero en vivo, dígamelas en la cara. No me las diga por mensajes. No me asuste. Yo me siento libre, soy libre, quiero vivir en un país libre”.