|03/05/21 09:26 PM

Bill Gates, el cuarto hombre más rico del mundo, anunció su divorcio

La pareja comunicó su separación vía Twitter luego de 27 años juntos

Por Redacción

Uno de los hombres más ricos del mundo anunció hoy su divorcio luego de 27 años junto a su esposa. Bill y Melinda Gates, creadores de una gigantesca fundación que declara propósitos de combatir la pobreza y las enfermedades, anunciaron su separación.

La pareja, una de las más adineradas del mundo -su fortuna es estimada en unos 130.000 millones de dólares- anunció que tras el divorcio seguirá trabajando juntos en la Fundación Bill y Melinda Gates, creada hace más de dos décadas con la declarada intención de combatir la pobreza, las enfermedades y la desigualdad en el planeta, informó la agencia de noticias AFP.

"Tras mucho pensar y mucho trabajo en nuestra relación, hemos tomado la decisión de finalizar nuestro matrimonio", dijeron en un comunicado conjunto, publicado en Twitter, el multimillonario cofundador de Microsoft y su esposa.

"Ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima etapa de nuestras vidas", indicaron los Gates, que tienen tres hijos, sin explicar las razones de su separación.

La pareja, sumamente discreta en cuanto a su vida personal, pidió en el mismo comunicado "espacio y privacidad" para su familia mientras comienzan "a navegar esta nueva vida".

Gates, de 65 años, es actualmente el cuarto hombre más rico del mundo, según Forbes, detrás de otros dos estadounidenses, Jeff Bezos y Elon Musk, y del francés Bernard Arnault.

Bill y Melinda se conocieron en 1987, cuando ella, ahora de 56 años, era una joven empleada de Microsoft y se graduó como licenciada en Informática. La pareja se casó en 1994 y a lo largo de los años ambos se fueron distanciando de la informática -Bill dejó la empresa en 2014-.

Ambos residen en Seattle, en el estado de Washington (oeste estadounidense), y trabajan desde hace algunos años en su fundación que busca contribuir a la erradicación de la poliomelitis y la malaria.

También, como es de público conocimiento, apoyan económicamente la educación inicial, especialmente para niñas, y han destinado más de 1.000 millones de dólares a combatir la pandemia de COVID-19, contribuyendo al mecanismo Covax, la iniciativa mundial que organiza la compra de vacunas para 92 países pobres del mundo y decenas de otros estados.

La fundación es la mayor organización caritativa del mundo, tiene 1.600 empleados y ha invertido 53.800 millones de dólares, según su sitio web.