|13/04/21 04:39 PM

Todos con Emmita: Santi Maratea recaudó los dos millones de dólares

Atrofia Muscular Espinal es la enfermedad que afecta a Emmita, quien ahora podrá mejorar su calidad de vida

Por Redacción

La campaña "todos con Emmita", impulsada por Santi Maratea, fue un éxito total y en tiempo récord: el influencer logró recaudar los dos millones de dólares que la familia necesita para el tratamiento.

Todos con Emmita

El medicamento que necesita la bebé de 7 meses, quien dio vuelta por todas las redes sociales, es para tratar su Atrofia Muscular Espinal y es, según indicó Maratea, "el más caro del mundo".

Tal como ha hecho otras veces (como con la colecta para la comunidad Wichi o la ONG Madres de la Trata) inició la colecta a pulmón a través Instagram, dónde tiene más de un millón de seguidores. Es tan fuerte su influencia, que rápidamente empezó a recibir ayuda y llegó al millón.

Pero este martes confirmó la esperada de noticia de que se completó el objetivo y Emmita podrá empezar su tratamiento para mejorar su calidad de vida, por lo que se inició el proceso con el laboratorio.

Cómo fue la campaña y el gran final

Desde Miami, Santi incentivó una vez más a sus seguidores. Gracias a eso se sumaron varios famosos como Eugenia "China" Suárez y Susana Giménez, entre otras figuras, que compartieron los posteos y los links de pago para colaborar.

Finalmente este martes, una persona -que prefirió permanecer anónima- llamó al influencer para preguntarle cuánto dinero faltaba recaudar. "Le debería consultar a la mamá de Emmita, pero alrededor de medio millón de dólares", le contestó.

Automáticamente, esta persona confirmó que iba a donar esa cantidad para terminar con la campaña. Muy emocionado, Maratea contó la noticia en sus historias, dónde también indicó que en dos semanas llegaría el medicamento desde Europa.

¿Qué es la Atrofia Muscular Espinal?

La Atrofia Muscular Espinal (AME) es una enfermedad genética que ataca las células nerviosas, llamadas neuronas motoras, que están en la médula espinal.

Estas neuronas se comunican con los músculos que el cuerpo controla, como los brazos y las piernas. Al perder neuronas, se debilitan y afectan la capacidad de gatear o caminar, tragar, controlar la cabeza y el cuello y hasta respirar.