|22/12/20 12:23 PM

El momento más incómodo de Juana Viale en la televisión

La nieta de Mirtha Legrand vivió un programa de agasajo especial, que también implicó el retorno de la Chiqui al ciclo luego de meses de ausencia. Una sorpresa, la desencajó como nunca

Por Redacción

Juana Viale de 38 años de edad, actriz y nieta de la consagradísima actriz y conductora televisiva, Mirtha Legrand, tuvo un año 2020 inédito en su vida al hacerse cargo de los productos mediáticos que dejó vacantes la Chiqui al ausentarse por nueve meses para cuidar su salud a fondo tras la irrupción de la pandemia de coronavirus en el país.

La bella actriz de ‘Malparida’ y ‘Edha’,  graba los programas "La Noche de ML" y "Almorzando" los sábados desde el mediodía hasta la tarde y según lo que ella misma admitió hace poco más de una semana en el programa que se emite por la noche, “no puede más”.

En palabras textuales, Juana dijo: "Estoy feliz de que se acerca fin de año, se los quiero decir, porque no puedo más...No me esperaba estar nueve meses acá, así que muchas gracias a todos por acompañarme siempre".

 

El momento más incómodo de Juana Viale en la televisión

El 2020 fue un año con un enorme desafío para Juana Viale. Tomar la batuta del programa televisivo que tiene más de 50 años, no es “soplar y hacer botellas” por lo que la nieta de la Chiqui, en reemplazo de esta, debió dar lo mejor de sí pero además sacar a relucir su propia impronta. Las críticas de diversas celebridades, esperaban agazapadas el momento en el que ella, cometiera errores más que todo el tiempo tenía la presión de ser comparada con su abuela. Sin embargo, demostró estar a la altura de las circunstancias y el ciclo salió adelante sin la figura titular que le dio a este un nombre en la televisión argentina.

Juana se las ingenió de alguna u otra manera para lidiar con diversos entrevistados que pasaron por su mesa (la de su abuela en realidad). Algunos eran prepotentes o acaparaban el aire y no dejaban hablar al resto o ella misma, otros que eran tajantes y polémicos con sus definiciones,  también aquellos de los que se esperaban grandes declaraciones pero el día de grabación no tenían muchas ganas de hablar y había que sacarles testimonios “a la fuerza”; Juanita pudo con todos ellos sin embargo, jamás se la vio tan incómoda como cuando apareció en escena junto a la mesa más famosa de la TV, su hija Ámbar.

El pasado sábado 19 de diciembre a las 21:30 se produjo la edición más simbólica que se recuerde en mucho tiempo del programa de Mirtha, ya que con el hashtag #EllaVuelve, regresó para ocupar la cabecera de la mesa, la Chiqui luego de nueve meses de ausencia.

Además, se ensambló a la transmisión -sobre la mitad del programa-, la mamá de Juana e hija de Mirtha Legrand, Marcela Tinayre,  por lo que en ese momento quedaron en pantalla las tres generaciones de familiares: abuela, hija y nieta.

El diálogo se vivió con mucha naturalidad entre ellas, el orden lo llevaba Juana, Mirtha era la estrella que más hablaba y Marcela intervenía cuando podía o cuando le preguntaban algo, si es que la dejaban terminar de cerrar la idea. El ámbito privado repercutió, como se imaginaba, al aire, ya que por momentos resultaba una misión imposible distanciar al otro como “entrevistado”, cuando en realidad es tu mamá, abuela o nieta con la que has compartido miles de momentos familiares íntimos. Los modos más sanguíneos que televisivos, fueron palpables.

La producción ideó el momento de “ebullición” del programa, al final de este. La idea era aparentemente, brindis de fin de año entre las involucradas y en el que cada una pedía sus deseos para el 2021,  pero una sorpresa muy fuerte aguardaba a la conductora Juana Viale, ya que en un momento previo al cierre, Marcela Tinayre convocó a un brindis por “la cuarta generación” y pidió que ingrese a cámara, la “cuarta generación de mujeres de la familia”, fue entonces cuando se acercó con un ramo de flores a la mesa, la hija mayor de Juanita Viale y Juan de Benedictis, Ámbar de 17 años de edad.

Las caras de Juanita lo dicen todo:

En teoría, ninguna de las tres, Mirtha, Marcela ni Juana, sabían que Ámbar iba a realizar esa aparición en cámara. Aparentemente todo fue planeado por el productor del ciclo -y pariente de todas en diferentes grados- Nacho Viale y la joven adolescente.

Lo cierto es que Juana Viale ha sido toda la vida muy cauta con la imagen mediática de su hija Ámbar y el hecho la tomó muy por sorpresa, demasiado quizás.

El momento descolocó totalmente a Juana, al punto de que muchos de los internautas se volcaron a Twitter para hablar del tema: los gestos de Juanita al ver que Ámbar ingresaba al aire.

La sorpresa fue unánime, Mirtha se emocionó mucho, Marcela disfrutó el anuncio, Ámbar debutó frente a las cámaras en el renombrado ciclo televisivo ¿y Juana?, bueno a ella parecieron olvidársele los papeles por un momento y luego cerró el programa como pudo, intentando conservar el profesionalismo pero con la mirada algo tensa por todo lo que ocurrió.

Mirtha se emocionó con la llegada de Ámbar

Según declaraciones de Marcela Tinayre en los medios, a Juana no le gustan las sorpresas. Sin embargo negó que a su hija le haya molestado lo ocurrido aunque sí admitió que “la sorpresa la desencajó”.

 

El año de Juana Viale fue tan difícil como exitoso. Quién podría pensar que el momento más complicado para ella en cámara, lo iba a vivir en su homenaje de despedida. Un momento, ¿despedida?, lo sabremos…