|17/05/21 02:44 PM

Silla eléctrica o pelotón de fusilamiento: polémica ley en EE.UU.

En el estado de Carolina del Sur, se aprobó recientemente un controversial proyecto de ley. Ante la escasez de insumos para las inyecciones letales, los condenados a muerte deberán optar por otras dos alternativas

Por Redacción

El gobernador de Carolina del Sur -Estados Unidos-, Henry McMaster, promulgó un proyecto de ley que obliga a los presos condenados a muerte, a elegir entre la silla eléctrica o un pelotón de fusilamiento si el método de la inyección letal no está disponible.

Dicha ley fue firmada el viernes pasado y surge en medio de un contexto de escasez de drogas letales inyectables, que afecta la capacidad del estado para implementar la pena máxima.

Carolina del Sur no ha ejecutado a ningún preso desde 2011.

Se trató del primer proyecto de ley que el gobernador de ese estado norteamericano, decidió abordar después de que casi 50 llegaran a su escritorio jueves 13 de mayo, explicaron medios locales.

Hay 37 personas condenadas a muerte en Carolina del Sur que han agotado el proceso de apelación legal y que han optado por la muerte por inyección letal, lo que derivó en la detención de las ejecuciones. Sin embargo, esta nueva ley restablecerá el castigo máximo del que dispone el estado para un presidiario y a cada uno de estos, le llegará su turno de una u otra forma.

De 1996 a 2009, Carolina del Sur ejecutó una media de tres presos al año.

Los abogados de los presos y condenados con fechas de muerte inminentes, están considerando demandar al Estado por la nueva ley. Alegan que esta retrocede drásticamente, en materia de derecho para sus defendidos.

Una camilla en la que presidiaros reciben la inyección letal

El Senado estatal aprobó el proyecto de ley para sumar pelotones de fusilamiento a partir del el 6 de mayo. La votación en la Cámara Alta fue de 66 votos afirmativos contra 43 negativos.

Carolina del Sur se convierte de esta forma, en el cuarto estado en permitir la muerte por pelotón de fusilamiento. Mississippi, Oklahoma y Utah ya lo avalaban. En tanto que nueve estados, son los que permiten la muerte a través de la silla eléctrica.

Un punto del proyecto que no logró ser avalado legislativamente, exigía a los legisladores que observaran las ejecuciones y las transmitieran en vivo por la red. Ítem que generó extrema polémica.

 

Falta de drogas para las inyecciones letales en Estados Unidos

Las diversas opiniones sobre la pena de muerte por la inyección letal, han provocado que muchas compañías farmacéuticas dejen de vender a diversos estados, las drogas que se utilizan para este método muerte.

En 2016, Pfizer, la compañía farmacéutica más grande del mundo, impuso un conjunto de controles para garantizar que sus productos no fueran utilizados por las cárceles estadounidenses para realizar ejecuciones.

“Pfizer fabrica sus productos para mejorar y salvar las vidas de los pacientes a los que servimos”, explicaron desde la farmacéutica.

Joe Biden dijo en su campaña que trabajaría para poner fin a las ejecuciones federales. Igualmente, no ha detallado como lo hará.

La administración Trump reinició los asesinatos federales después de 17 años de pausa. Un total de 13 prisioneros fueron asesinados antes de que Donald Trump dejara el poder.

Según el Centro de Información sobre Pena de Muerte, desde 1973, más de 170 personas han sido condenadas a muerte por error en los Estados Unidos y luego exoneradas.