|05/04/21 10:51 PM

Crece el odio racista contra los asiáticos por el coronavirus

Los ataques contra la comunidad asiática ya han dejado varios muertos y al parecer no van a frenar.

La xenofobia, rechazo y odio a los extranjeros, en Estados Unidos contra la comunidad asiática creció exponencialmente en los últimos meses luego de los discursos en los que Donald Trump comenzó a alimentar el odio contra China, hace aproximadamente un año.

 

 

Fue en tiempos en que la pandemia por el coronavirus azotó al país del Norte y que ensayó distintos métodos para combatir a la enfermedad COVID-19 y que ahora bajo el gobierno de Joe Biden sigue siendo citada por muchos estadounidenses como la enfermedad del “virus de China”.

Oficialmente, hasta el momento en EEUU ya se han registrado un poco menos de unos 5 mil hechos de violencia, principalmente en la vía pública, en distintos estados, básicamente en los más radicalizados contra distintas etnias sin origen anglosajón. Sin embargo, se sospecha que ese número es bajo debido a que las denuncias apuntan a situaciones que se habrían tratado de esconder. Principalmente porque la mayoría de los ataques los han sufrido mujeres bajo el prejuicio generalizado de que son sumisas.

Uno de los más crueles y peligrosos se observó hace en la localidad de Atlanta, capital del estado de Georgia, donde en tres centros de masajes un joven norteamericano abrió fuego contra un grupo de mujeres donde se contó con 8 fallecimientos, de los cuales 6 fueron féminas.

 

 

Gracias a ese hecho de sangre es que se organizaron y llevaron a cabo varias marchas de protesta a lo largo y a lo ancho de todo Estados Unidos con el fin de visibilizar el problema con serios resultados violentos y para demostrar solidaridad hacia las minorías asiáticas que no necesariamente son todas de origen chino. En respuesta, la gestión del actual presidente del país más poderoso del mundo prometió medidas puntuales con el fin de evitar nuevos ataques contra las etnias asiáticas.

 

Según un estudio realizado por la organización sin fines de lucro Stop AAPI Hate, entre el 19 de marzo de 2020 y el 28 de febrero de 2021, los mismos estadounidenses descendientes de asiáticos experimentaron todo tipo de abusos por su origen étnico. El informe reveló que más de un 68% de los abusos fue de tipo verbal, mientras que un 11,1% fue de tipo físico.

Diversos defensores de los derechos de los norteamericanos de origen asiático relacionaron el aumento de la violencia con el crecimiento del sentimiento anti-asiático en Estados Unidos y algunos incluso culpan directamente al expresidente Donald Trump, quien en varias ocasiones se refirió a la COVID-19 como “el virus de China” o “kung flu” (“la gripe kung”, en inglés).

“Esta pandemia tiene sus orígenes en China, pero no hace falta que la gente vaya diciendo las cosas que decía Trump, porque luego la gente que le sigue entiende que él es la única fuente de la verdad”, señaló la profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Europea Alana Moceri.

 

 

Mary Perkins, una estadounidense descendiente de una familia de origen chino que vive en San Francisco, aseguró que en su ciudad los asiáticos son una gran parte de la comunidad y afirmó que “están asustados”. 

“Estados Unidos tiene una larga historia con el racismo, pero con el coronavirus y Trump llamándolo ‘el virus de China’ no había forma de que no pasara algo, porque estaba culpando directamente a los asiáticos de la situación”, indicó Perkins.

Por ello, en el Chinatown de San Francisco, los ciudadanos asiáticos han creado un grupo de vigilancia. “No son policías, pero patrullan la zona y van hablando con la gente para asegurarse de que están seguros y así evitar que la gente ataque, porque obviamente puede suceder”, señaló.

 

 

Violencia que afecta más a mujeres

De los incidentes de odio contra asiáticos registrados en el último año en Estados Unidos, en la mayoría de ellos las víctimas fueron mujeres. Concretamente un 68%, comparado con un 29% registrado contra hombres.

Las mujeres asiáticas denunciaron incidentes de odio 2,3 veces más que los hombres y es probable que la fusión entre el racismo y el sexismo, incluido el estereotipo de que las mujeres asiáticas son dóciles y sumisas, influyó en estas cifras.

 

 

“A veces los hombres ven a las mujeres como un objeto sexual. Solo quieren tener sexo con ellas y no les importan sus sentimientos. Las películas, la mayoría de las veces, muestran a las mujeres asiáticas de forma sexualizada. Creo que los hombres lo ven y creen que las mujeres asiáticas son objetos sexuales”, agregó Mary Perkins.