|23/11/21 10:00 PM

Murieron al menos 46 personas tras incendiarse un micro en Bulgaria

El siniestro ocurrió este martes en Bulgaria e investigan qué causó que el conductor perdiese el control del autobús

Por Redacción

Al menos 46 personas (12 menores de edad) murieron este martes cuando el autobús en el que viajaban se prendió fuego en una autopista y quedaron atrapados dentro del vehículo en el municipio de Bosnek, cerca de Sofía, la capital de Bulgaria, en el siniestro más grave de la última década en Europa.

El trágico suceso ocurrió sobre las 2 de este martes en una autopista cerca del municipio de Bosnek, 40 km al sur de Sofía, precisó el comisario Nikolay Nikolov.

 

 

En consecuencia, siete personas con quemaduras fueron rescatadas y trasladadas a un hospital de emergencia en Sofía, capital del país europeo. El jefe del departamento de seguridad contra incendios del Ministerio del Interior dijo que entre las víctimas hay niños, citado por la agencia.

El primer ministro de Bulgaria, Zoran Zaev indicó que "doce de las víctimas tenían menos de 18 años, cinco de ellos eran niños. El resto tenía entre 20 y 30 años".

 

 

El autobús chocó contra el guardarraíl de seguridad, por razones que se investigaban, mientras realizaba el trayecto de vuelta a Skopie, la capital de Macedonia del Norte, tras haber realizado un viaje a Turquía.

La mayoría de las víctimas eran originarias de Macedonia del Norte, donde estaba matriculado el micro, informó el primer ministro, quien viajó a Sofía, para reunirse en el hospital con los siete sobrevivientes del siniestro, el más grave de la última década en Europa.

 

 

Según contaron los pasajeros, "la mayoría dormía cuando hubo una explosión", dijo Zaev. En tanto, los siete supervivientes viajaban en la parte trasera del vehículo y "lograron romper una de las ventanas" y huir del fuego.

"Los supervivientes están traumatizados, han perdido a familiares, a sus hijos. Saltaron por las ventanas", dijo Maya Arguirova, responsable del centro de tratamiento para personas con graves quemaduras, al que fueron trasladados.

En tanto, el jefe de la policía nacional Stanimir Stanev declaró que "el conductor murió en el acto, con lo que no había nadie que pudiera abrir las puertas y permitir a los pasajeros escapar de las llamas".