|30/09/21 06:45 PM

Motín en Ecuador: 116 muertos en la peor masacre carcelaria del país

El presidente Guillermo Lasso informó además que hay 80 heridos y decretó el estado de excepción en todo el sistema penitenciario

Por Redacción

Luego de conocerse en los últimos días un sangriento motín que sacude a Ecuador, las autoridades penitenciarias anunciaron que ya son más de 110 fallecidos en el motín de la Penitenciaría Litoral de Guayaquil, tras un feroz enfrentamiento reportado este martes entre bandas por el control de la cárcel.

El número más aproximado asciende a 116 muertos de acuerdo con la Policía y el Servicio de Rehabilitación, aunque esa cifra podría aumentar debido al número de heridos y a que aún se están buscando más cuerpos, informaron los medios ecuatorianos.

En ese sentido, soldados de Ecuador requisaron este jueves la cárcel donde hay al menos 116 muertos, varios de ellos decapitados y mutilados, en la peor tragedia de la violenta historia penitenciaria del país, mientras forenses seguían las tareas de identificación de cuerpos.

El Gobierno ecuatoriano anunció que la Policía retomó el control del lugar. Sin embargo, ante la gravedad de la situación el presidente Guillermo Lasso decretó el estado de excepción en todo el sistema penitenciario.

"Declárese el estado de excepción por grave conmoción interna en todos los centros de privación de libertad que integran el sistema de rehabilitación social a nivel nacional, sin excepción alguna, por el plazo de 60 días desde la suscripción de este decreto ejecutivo", reza el comunicado emitido desde el Gobierno.

En ese sentido, soldados de Ecuador requisaron este jueves la cárcel donde hay al menos 116 muertos, varios de ellos decapitados y mutilados, en la peor tragedia de la violenta historia penitenciaria del país, mientras forenses seguían las tareas de identificación de cuerpos y figuras de la oposición apuntaban al Gobierno por la matanza.

Lasso viajó a Guayaquil, donde encabezó una reunión del Comité de Seguridad, apenas después de disponer el estado de excepción por 60 días, que implica inicialmente que los presos tiene suspendidos sus derechos de libertad de asociación y reunión.

"Vamos a coordinar las acciones necesarias que controlen la emergencia, garantizando los derechos humanos de todos los involucrados”, explicó el mandatario en su cuenta de la red Twitter.

El motín que comenzó el martes derivó de una pelea entre grupos organizados en el Centro de Privación de Libertad Número 1, ubicado en Guayaquil, capital del departamento de Guayas, con detonaciones de armas de fuego y explosiones en varios pabellones.

Las autoridades activaron los protocolos de seguridad y evacuaron al personal administrativo de la prisión, al tiempo que instalaron un comité de crisis formado por la Policía Nacional y el SNAI para enfrentar la situación.

Medios locales publicaron que el origen del enfrentamiento estuvo en el festejo de cumpleaños de un líder de Los Choneros, una de las bandas internas, y el mensaje de que ellos “controlaban” el penal, lo que generó el ataque de Los Lagartos y Los Tiguerones, los otros dos grupos con fuerte presencia interna.

En tanto, el Servicio de Atención a Privados de la Libertad (SNAI) informó que se produjo una balacera entre internos en la cárcel 1 de Guayaquil, que es parte de un gran complejo penitenciario integrado por varias prisiones. El organismo apuntó que el martes por la mañana "se activó una alerta" en la cárcel "por detonaciones de armas de fuego y explosiones en varios pabellones, por enfrentamientos entre bandas delictivas".

Cabe destacar que los principales centros carcelarios de Ecuador fueron este año escenario de violentos enfrentamientos por el poder entre bandas con unos 20.000 miembros que están  vinculadas a los cárteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, abunda el sitio europeo.

Debido a la crisis penitenciaria, alimentada por la sobrepoblación, corrupción, insuficiencia de guardias y violencia, los militares apoyan desde hace meses el control exterior de las cárceles guayaquileñas.