|24/12/20 07:50 PM

Misa de Gallo: el mensaje navideño del Papa Francisco

En el mensaje, Francisco le pidió a los fieles liberarse de "los círculos viciosos de la insatisfacción, de la ira y de la lamentación"

Por Redacción

En una misa de Gallo marcada por la pandemia de coronavirus, el Papa Francisco pidió alejarse de los "pesebres de vanidad" y convocó a liberarse de "los círculos viciosos de la insatisfacción, de la ira y de la lamentación".

En una ceremonia que inició a las 19.30 locales (15.30 de Argentina), dos horas antes del horario habitual para adecuarse a las normativas anticoronavirus vigentes en Italia, el pontífice encabezó su octava misa de Gallo como Papa.

"Solo el amor de Jesús transforma la vida, sana las heridas más profundas y nos libera de los círculos viciosos de la insatisfacción, de la ira y de la lamentación", planteó Jorge Bergoglio durante la celebración, más corta que en años anteriores para asegurar su finalización a las 22 locales, cuando inicia el toque de queda dispuesto por el Gobierno italiano.

Frente al altar de la Cátedra, en el que se desarrolló la ceremonia en vez del tradicional altar central de la Basílica, unos 170 fieles y 30 cardenales, todos con barbijo, siguieron la ceremonia, lejos de las 10.000 personas que llenaban la Basílica y las inmediaciones años anteriores.

"Insaciables de poseer, nos lanzamos a tantos pesebres de vanidad, olvidando el pesebre de Belén", criticó el obispo de Roma, que esta semana, en la misma línea, ya había advertido el peligro de que "el consumismo" se adueñara de la Navidad.

La agenda de celebraciones continúa este viernes al mediodía, cuando Francisco dirija su tradicional mensaje navideño, en el que repasará la preocupación del Vaticano por los conflictos en el mundo, e impartirá la Bendición Apostólica "Urbi et Orbi", es decir a la ciudad de Roma y al mundo.