|02/03/21 10:10 AM

Japoneses aseguran que el test anal de COVID provoca "dolor psicológico"

El dato surge luego de que Japón le pidiera a China que deje de realizar esas pruebas

Por Redacción

Japón le solicitó a China que deje de realizar test anales para detectar COVID-19 a los ciudadanos japoneses, ya que el procedimiento causa dolor psicológico, según argumentó en las últimas horas el portavoz del Gobierno Katsunobu Kato 

Esta declaración del Gobierno japonés se produce a raíz de informaciones de que miembros del personal diplomático estadounidense en China se han quejado de haber sido sometidos a dichos test, lo que Beijing ha desmentido.

China, que ha logrado controlar la pandemia en su territorio, estimó el mes pasado que los test practicados en muestras de frotis rectal permiten aumentar la tasa de detección de las personas infectadas, con respecto a las muestras de la garganta o la nariz.

"Algunos japoneses informaron a nuestra embajada en China que se sometieron a pruebas de frotis anal, lo que les causó un gran dolor psicológico", dijo Kato en una conferencia de prensa. Las autoridades no precisaron cuántos ciudadanos japoneses recibieron tales pruebas.

Este método está "basado en la ciencia" y depende de la "evolución de la situación epidemiológica y las leyes y reglas en vigor", aseguró un portavoz de la Cancillería china al ser preguntado al respecto.

El mes pasado, la prensa de Estados Unidos informó que empleados del Departamento de Estado se habían quejado de estos test.

Pero China respondió que "nunca había pedido al personal diplomático estadounidense que se sometiera a la toma de muestras anales".

Las autoridades chinas utilizan este método para diagnosticar a las personas consideradas de alto riesgo de contraer el virus, en particular los habitantes de barrios donde se han detectado casos y a los viajeros internacionales.

China ha reconocido no obstante que el uso masivo de las muestras anales no son "prácticas".