|18/07/21 07:54 PM

Francia incentivará la vacunación parcial obligatoria

En plena crecida de contagios de COVID-19, el gobierno de Emmanuel Macron planea restricciones para los no vacunados. Preocupa la alta tranmisión de variante Delta.

Por Redacción

El gobierno francés está a punto de conseguir la aprobación de una serie de medidas que apuntan a convencer a más personas de vacunarse contra el COVID-19. Con un promedio diario cercano a 10.000 nuevas infecciones en los últimos días, el presidente Emmanuel Macron ordenó la obligación de inmunizarse a todo el personal sanitario para antes del 15 de septiembre.

Además, se introdujo un proyecto de ley que prevé fuertes impedimentos a quienes voluntariamente se opongan a inocularse, incluyendo la prohibición de entrada a lugares públicos y viajes. La propuesta que cuenta con el visto bueno de gran parte de la Asamblea Nacional, ocupada mayormente por legisladores oficialistas, será tratada el miércoles 21 de julio y ya fue repudiada ayer por más de 100.000 personas en manifestaciones a lo largo de todo el.

La legislación que busca el gobierno francés prevé la restricción de ingreso a teatros, cines y espacios culturales para más de 50 personas a quienes no presenten certificado de vacunación o test negativo de COVID-19. A partir de agosto, la prohibición sería efectiva también para locales gastronómicos, transporte público y centros comerciales.

Por su parte, trabajadores sanitarios y de cuidado médico que no cumplan con la vacunación obligatoria podrían ser removidos de sus puestos o no cobrar, en caso de no cumplir hasta la fecha establecida. En este sentido, Francia ha seguido los pasos tomados por otras naciones europeas como Italia, Grecia y Reino Unido.

 

Durante el anuncio de estas políticas, el presidente francés fue contundente: “Estoy a favor de la línea francesa ahora mismo. Ya no tengo ninguna intención de sacrificar mi vida, mi tiempo, mi libertad y la adolescencia de mis hijas, así como su derecho a estudiar adecuadamente, por quienes se niegan a vacunarse. Esta vez se queda usted en casa , no nosotros”, advirtió. 

El avance del gobierno de Macron llega en medio de la preocupación por la creciente propagación de la variante Delta. Además, el porcentaje total de vacunados apenas supera el 40%, siendo este porcentaje el máximo estimado según encuestas de intención de inmunización hechas el año pasado. En este contexto, las políticas informadas fueron fuertemente criticadas por referentes de partidos opositores como Marine Le Pen y Florian Philippot

No obstante, después de multitudinarias marchas y del repudio expresado por representantes de distintos rubros del sector privado, las disposiciones del presidente ya dieron resultados: luego del anuncio presidencial, un total estimado de 926.000 franceses se inscribieron para vacunarse. El 65% de los solicitantes es menor de 35.