París, Francia
Mendoza, Argentina

|28/10/20 08:09 AM

Francia anuncia nuevas restricciones por el "repunte exponencial" de la epidemia

Francia ha registrado 523 muertes relacionadas con COVID-19 en el espacio de veinticuatro horas.

Por Redacción

Ante el brutal repunte de la segunda oleada del COVID-19, el presidente Emmanuel Macron preparaba una nueva vuelta a restricciones duras para luchar contra la epidemia.

El mandatario se dirigirá a los franceses en televisión para comunicar las nuevas medidas. Estas nuevas restricciones, que podrían llegar hasta un reconfinamiento nacional, se decidirán durante un segundo consejo de defensa, ante el consejo de ministros.

Mientras en París miles de personas que se manifestaron en contra del aislamiento que planea el estado francés y denunciaron "las mentiras de la pandemia o la falsa crisis sanitaria del COVID-19".

 

 

Francia ha registrado 523 muertes adicionales en el espacio de veinticuatro horas anunciaron las autoridades sanitarias el martes. Las cifras de mortalidad publicadas tienen en cuenta las muertes en hospitales, es decir, 288 muertes, y en establecimientos médico-sociales, incluidos los establecimientos de alojamiento para ancianos con más de 235 muertes.

Según informó Le Monde, en el apogeo de la primera ola, en abril, se registraron más de 1.400 muertes. Más de 35.500 personas han muerto a causa de COVID-19 en Francia desde el inicio de la epidemia.

Emmanuel Macron.

El país también ha registrado más de 33.000 nuevas infecciones, frente a las casi 27.000 del lunes, para un total de casi 1.200.000 casos desde el inicio de la epidemia. El domingo, Francia había registrado un nuevo salto con más de 52.000 casos confirmados en veinticuatro horas.

Algunas agencias regionales de salud (ARS) han pedido a sus hospitales que reactiven su plan blanco, mientras que otras están apuntando a sus áreas metropolitanas como una prioridad o aún no han emitido instrucciones.

 

Educación

La Conferencia de Rectores de Universidades ha propuesto suspender las aulas y fortalecer la educación a distancia, pero dictaminó que el cierre de instituciones correría el riesgo de un “abandono” masivo.

Para frenar la ida de estudiantes, propone suspender las conferencias y "pasar de forma masiva a la educación a distancia reduciendo drásticamente el número de estudiantes presenciales, con un máximo del 25% de la plantilla".