|19/10/21 04:32 PM

Explican el siniestro hallazgo vinculado a los nazis en una playa de Brasil

Cajas provenientes de embarcaciones alemanas de la Segunda Guerra Mundial han aparecido en costas brasileñas durante los últimos años ¿de qué se trata?

Por Redacción

En agosto, las costas de algunas playas en el noroeste brasileño fueron escenario de una inquietante aparición: flotando en las aguas, unas cajas misteriosas y antiguas se acercaban a la arena. Algunos objetos de similar procedencia habían aparecido en ocasiones anteriores, desde 2018, en la misma región de Brasil.

Este martes, un equipo de investigadores liderados por el oceanógrafo Carlos Teixeira, de la Universidad Federal de Ceará, dio detalles sobre el origen de las cajas, que habrían formado parte de una embarcación alemana hundida durante la Segunda Guerra Mundial.

Según explicaron, las cajas fueron utilizadas para transportar caucho y estaño hacia Europa desde el sudeste asiático, región que durante el conflicto bélico comprendido entre 1939 y 1945 estuvo dominio de Japón, aliado de la Alemania nazi comandada por Adolf Hitler. Una de las pistas principales para elaborar esta hipótesis fue el reconocimiento de inscripciones en japonés que tenían algunas de las cajas.

 

Las cajas aparecieron en diferentes playas de los estados de Bahía, Alagoas y Sergipe y, según las investigaciones, terminaron en el mar luego de que un destructor de la Armada de Estados abatiera al carguero nazi que las transportaba.

No obstante, y después de las primeras apariciones registradas hace tres años, los investigadores descubrieron que en el primer semestre del 2021 hubo un drástico incremento en el precio del estaño en el mercado internacional. Esto y las inscripciones japonesas llevaron a los científicos a suponer que se trataría de otro barco y que piratas estarían manipulando los restos del naufragio en un intento por recuperar el estaño.

"Estas inscripciones en japonés no habían aparecido hasta entonces. Esto levantó la sospecha de que podría ser otro barco", dijo el profesor Luís Ernesto Arruda al diario brasileño Globo. "Descubrimos que era otro barco por la cantidad, porque había muchos fardos y eso llamó la atención. No podían ser del SS Río Grande (barco alemán), porque eran muchos", indicó.