|08/09/21 05:44 PM

Escuelas católicas quemaron libros de Disney

Ocurrió en Canadá. El principal objetivo fue poner fin al “racismo, la discriminación y los estereotipos, con la esperanza de crecer en un país inclusivo”

Por Redacción

Los cambios de generación y el inicio de una nueva era cambiaron los modos y estructuras culturales que regían en la sociedad desde hace muchos años. Es así como los derechos humanos fueron tomando relevancia y el feminismo luchó para que la voz de muchas mujeres sea escuchada. 

Estas nuevas formas, de respeto, igualdad, compasión, y solidaridad, han marcado nuevos rumbos y algunas sociedades optan por erradicar aquellos contenidos que vayan en contra de esos ideales.

Más allá de las diferentes opiniones que se pueden mostrar, se conoció que en Canadá, un grupo de 30 escuelas retiró de sus bibliotecas y quemó más de 4700 libros para poner fin al “racismo, la discriminación y los estereotipos, con la esperanza de crecer en un país inclusivo”. La decisión fue repudiada por el primer ministro Justin Trudeau.

¿Cómo se llevó a cabo esta decisión?

De acuerdo a la información obtenida, el que tomó la iniciativa fue el Consejo Escolar de Providence -que nuclea a las escuelas al suroeste de la provincia de Ontario- quien explicó que se trató de esfuerzo por implementar el respeto y conciliarse con las “primeras naciones”, ya que los textos “tenían contenido desactualizado o inapropiado” sobre la población indígena.

Entre los libros quemados se encuentran tomos de:

  • Tintín: Tintín en América y El templo del sol
  • Lucky Luke
  • Asterix: La gran travesía-
  • Pocahontas y enciclopedias sobre las poblaciones indígenas

Cabe destacar que las cenizas de los textos fueron utilizadas como fertilizante para plantar árboles.

Las explicaciones

La portavoz del Consejo Escolar, Lyne Cossette, justificó la quema y dijo que “muchos intelectuales y ancianos aborígenes participaron y fueron consultados en varias etapas, desde la conceptualización, la evaluación de los libros y la idea de plantar árboles con las cenizas”.

Asimismo, en un diálogo con el periódico National Post, agregó que el proyecto “Give back to the earth” (”Devolver a la tierra”) tenía la intención de representar “apertura y reconciliación”, y reemplazar libros de contenido obsoleto con estereotipos negativos por otros con “mensajes positivos e inclusivos”.

Lamentamos no haber asegurado un plan más apropiado y que resultara ofensivo para algunos miembros de la comunidad. Lamentamos sinceramente el impacto negativo de esta iniciativa que pretende ser un gesto de reconciliación”, indicó la portavoz.

Por su parte, se conoció que la iniciativa comenzó en 2019, pero trascendió ahora y cosechó críticas de líderes políticos canadienses, incluido Justin Trudeau. Este hecho además de tomar relevancia pública, comenzó a dar que hablar a pocos meses de que se descubriera una fosa común con los restos de 215 niños indígenas en una vieja escuela católica que estaba destinada a “integrar” a los pueblos originarios del país.

A partir de lo sucedido, Trudeau exigió este que la Iglesia Católica y el papa Francisco se disculpen públicamente por los abusos que sufrieron los niños indígenas en Canadá.