|14/07/21 12:59 PM

Continúa el escándalo por insultos racistas a futbolistas ingleses

La polémica ahora apunta a las redes sociales, que no han tomado medidas concretas para frenar el abuso en línea.

Por Redacción

Terminada la definición por penales que le dio el título al seleccionado de fútbol de Italia frente a Inglaterra por la Eurocopa en Wembley, tres jugadores del plantel dirigido por Gareth Southgate fueron agredidos en redes sociales por no haber convertido desde los doce pasos. Se trata de Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka, que recibieron insultos y emojis con altos grados de racismo.

De manera inmediata, el comportamiento abusivo fue repudiado por el director técnico inglés, que se refirió a las agresiones como imperdonables:"Simplemente no es lo que representamos. La selección nacional representa a todo el mundo", aclaró en conferencia de prensa.

Por su parte, la la Asociación de Fútbol (FA) emitió un comunicado calificando el comportamiento de los hinchas como "repugnante", y a la vez que el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, expresó su preocupación a través de Twitter.

 

"Los jugadores de este equipo de Inglaterra merecen ser aclamados como héroes, no víctimas de racismo en redes sociales. Los responsables de este comportamiento abusivo deberían avergonzarse de ellos mismos", indicó Johnson.

En medio de la polémica, la FA aseguró que tomará medidas para combatir el racismo y otros tipos de abuso en lo que respecta al juego, pero instó al gobierno británico a usar instrumentos de legislación para asegurar que los responsables de las agresiones vean las represalias en la vida real. Pero además, la institución apuntó contra las compañías tecnológicas que manejan las redes sociales, pidiéndoles colaboración para contener a los abusadores en las plataformas y recopilar pruebas para llevar los casos a la justicia.

 

La respuesta de las redes sociales

En medio de la lluvia de insultos y comentarios dirigidos a tres jugadores negros de Inglaterra y durante varias horas después de finalizada la final en Londres, la red social Twitter borró más de 1.000 publicaciones y suspendió cientos de cuentas. A través de un comunicado, la compañía afirmó: "A través de una combinación de automatización basada en aprendizaje automático y revisión humana, eliminamos rápidamente más de 1.000 tweets y suspendimos permanentemente varias cuentas por violar nuestras reglas".

Por su parte, Facebook aseguró que pudo "eliminar comentarios agresivos rápidamente", en esa red social y en Instagram. "Nadie debería sufrir agresiones racistas en ningún lado, y tampoco lo queremos en Instagram" comunicaron.

Días después del escándalo y luego de estas reacciones por parte de las empresas tecnológicas, Boris Johnson aseguró que planea prohibir de por vida la entrada a estadios a los autores de ataques racistas en redes sociales.

El primer ministro detalló, además, que se reunió con representantes de Facebook, Twitter, Snapchat y TikTok y advirtió que se legislará para terminar con el tema. "A menos que eliminen el odio y el racismo de sus plataformas, se enfrentarán a multas que ascienden al 10% de sus ingresos totales" sentenció el líder conservador.