|16/07/21 08:34 AM

Chile apunta a la apertura de fronteras

El país transandino analiza cambios en lo que se refiere a la salida e ingreso de personas a través de sus límites geográficos. Hay polémica por el alcance de las medidas que se estudian, ya que consideran que siguen siendo muy severas para el turismo 

Por Redacción

Luego de un año y medio de pandemia, Chile comienza a dar signos de apertura de sus fronteras con países limítrofes y demás viajes al exterior.

El próximo 25 de julio caducará la medida que venía siendo prorrogada en el país trasandino y se espera que a partir del 26 de este mes, haya cambios en los que hace al ingreso y egreso de personas desde Chile.

La mayor flexibilidad surge como resultado de las fuertes presiones que vienen haciendo las compañías relacionadas con el turismo y los viajes, ya que el contexto pandémico ha sido negativo para estas industrias. Sin embargo, aún no hay certezas absolutas en el horizonte, a pesar del avance de la vacunación, por la aparición y contagio de las nuevas variantes del COVID-19.

A partir del lunes 26 de julio, Chile piensa autorizar la salida de ciudadanos chilenos que fueron inmunizados completamente contra el coronavirus (ambas dosis de la vacuna).

Es decir, estas personas quedarían exceptuadas de los cuatro criterios obligatorios con los que tienen que lidiar de momento si quieren viajar al exterior y estos son: realización de actividades fundamentales para el país, motivos humanitarios, condiciones de salud del solicitante y viajes sin retorno.

El país trasandino estuvo a punto de flexibilizar medidas en lo que hace al egreso e ingreso de personas a través de sus fronteras, el pasado 24 de junio. Sin embargo la aparición de información y datos preocupantes en torno a la variante Delta del COVID-19, hicieron que las autoridades políticas y sanitarias pusieran “paños fríos” al tema y se extendiera el cierre de fronteras, que nuevamente vuelve a estar sobre el tapete transcurrido prácticamente un mes.

Medios chilenos aseguran que no habrá nuevas modificaciones, salvo que la pandemia vuelva a dar un sobresalto pero los cambios inminentes en la política fronteriza chilena, llegarían para quedarse.

“En principio, según se ha planteado, no sería una normalización total del tráfico internacional. Lo que se busca es flexibilizar la salida de chilenos, con una serie de condiciones que eviten la generación de brotes locales de coronavirus, especialmente de la variante delta, que predomina en países de Norteamérica y Europa”, publicó al respecto el diario La Tercera.

 

¿Qué pasará con las personas que no están vacunadas de forma completa?

Los ciudadanos que quieran salir del país pero no puedan acreditar la inmunización total contra el coronavirus, deberán  continuar enviando una solicitud, tal como se hace hasta el momento, para obtener un permiso para salir del país.

Según estadísticas de la Subsecretaría de la Prevención del Delito de Chile, entre el 1 de abril y el 11 de julio se han presentado 128.648 requerimientos de viajes al extranjero, de los cuales se han aprobado 55.864, es decir, el 43,4%.

 

¿Qué sucederá con el ingreso de personas a Chile?

No está del todo claro cómo será la política para recibir a los viajeros, sean o no de Chile, pero las flexibilizaciones que se barajan, podrían incluir PCR en origen, test en destino y cuarentena en domicilio u hotel.

Las inminentes políticas implican un cambio en la visión que está teniendo Chile, pero en realidad, no dejan del todo tranquilas a las autoridades sanitarias que dudan mucho al respecto porque exponen que “una apertura en este momento, podría ser perjudicial considerando que todavía no existe certeza del alcance de la variante Delta”.

Lo cierto es que tampoco contenta a la industria del turismo, porque consideran que la medida que se aplicaría sigue siendo muy severa para revertir el panorama rojo que vienen atravesando en materia de números, despidos, cierres temporarios, etc.

“Tampoco hay claridad de qué requisitos se les pedirá a los chilenos a su regreso al país para que puedan ingresar", informó Federación de Empresas de Turismo de Chile (FEDETUR) en las últimas horas.

"Si se abren las fronteras se abren para todos", expresó el presidente de FEDETUR, Ricardo Margulis, en un foro online celebrado el martes: "es absurdo que si un chileno puede viajar a determinados países, los ciudadanos de esos países no puedan viajar hacia aquí".

Como la cuarentena obligatoria para aquellos que ingresen a Chile no está en discusión, “ni por asomo”, la medida según lo que advierten desde el sector turístico chileno no deja de encarecer la estadía de quienes quieran ingresar al país.

Si la situación epidemiológica mejora aún más en el país trasandino, podría haber más flexibilizaciones porque el camino trazado apunta hacia eso. Esta medida anuncia el rumbo pero no contenta a las industrias más golpeadas por la pandemia de coronavirus.

Insisten en que “a modo de plan piloto, Chile podría abrir un corredor seguro con Estados Unidos, país que tiene un nivel de vacunación equivalente o mejor que Chile y cifras de contagio controladas”.

El requisito de presentar un test PCR negativo para abordar el avión para el retorno a Chile se mantendría. Pero está sobre la mesa el testeo que hoy se realiza en el aeropuerto Arturo Merino Benítez. Actualmente, la Seremi de Salud Metropolitana aplica test a todas las personas que ingresan al país -más de 400 por día-, lo que si bien genera demoras de tres horas y más para el ingreso de los viajeros, resulta factible por tratarse de un flujo reducido.

Pero con las fronteras abiertas quedan dudas de si esta medida sería practicable -eventualmente con la instalación de un nutrido contingente a cargo del examen- o si, en caso contrario, se recurrirá a un muestreo aleatorio, que podría redundar en casos positivos no pesquisados.

Fuentes de referencia: latercera.comhosteltur.comAsociación Chilena de Empresas de Turismo