|17/01/21 12:03 AM

Alertan sobre una campaña de estafa en Instagram

El ataque pirata puso en juego a cientos de miles de cuentas de la red social que más creció en 2020.

En las últimas semanas se ha detectado en la red social que más creció en usuarios en 2020, Instagram, una campaña de estafa por lo que especialistas en seguridad informática confirmaron el ardid por medio de la iniciativa “Copyright Infringement”. Que en español significa infracción de derechos de autor.

La estrategia consiste en asustar a los propietarios de cuentas mediante la advertencia de que si no han sido el autores de infracciones como la citada deberán realizar una devolución conducida por los malhechores para no perder el gobierno de los usuarios en ese espacio en pleno crecimiento.

Sucede que cuanto más famosas son las plataformas y más usuarios posee, se transforman en suculentos objetivos para los cibercriminales, quienes buscan robar información confidencial, como credenciales de acceso o hasta números de tarjetas de crédito, para luego obtener una ganancia.

 

 

Con el fin de evitar que los cibernautas caigan en la trampa, desde que inició 2021 desde BTR Consulting se detectó una intensa campaña que ha reciclado una estafa ya identificada desde la consultora en 2020 y que está afectando a numerosos usuarios desprevenidos, quienes han sido víctimas de lo que se denomina el “Copyright Infringement”.

Los estafadores secuestran cuentas de Instagram haciéndose pasar por empleados del centro de ayuda. Las víctimas reciben un mensaje en sus cuentas donde el remitente, generalmente una identificación verificada titulada 'Centro de ayuda' o  ‘Help Center’ afirma que está asociada con el “Centro de Copyright Infringement en Instagram”. Lo cual es una mentira absoluta y que no ha sido aceptada por la misma red social.

El mensaje en cuestión cita: “Hola, usuario de Instagram. Hemos recibido muchas quejas sobre tu cuenta. Deseamos informártelo antes de eliminar tu cuenta. Algunas de las publicaciones van en contra de las pautas de nuestra comunidad respecto de los derechos de autor. Si crees que la infracción de derechos de autor es falsa, hace tu devolución. De lo contrario, tu cuenta se eliminará permanentemente de la plataforma en 72 horas".

 

 

Tras el mensaje adjuntan un "Formulario de apelación de derechos de autor" en forma de enlace.

En realidad este formulario es un enlace de phishing que solicita a los usuarios que completen detalles como su contraseña de Instagram, fecha de nacimiento, entre otros datos clave. Incluso, se aseguran que la página tenga un 'https' en la barra de direcciones que suele ser una señal de que es un sitio seguro.

Seguidamente los estafadores inician sesión desde tu cuenta y cambian la contraseña, bloqueando así tu propia cuenta. Luego, realizan cambios en el nombre de usuario.

 

 

Los ciberdelincuentes venden los datos personales en la darkweb, a sitios de ecommerce fraudulentos que venden usuarios y sus contraseñas, tarjetas de crédito y débito y cuentas bancarias y de PayPal.

La dark web o internet oscura es el contenido de la World Wide Web -www- que existe en darknets, redes que se superponen a la Internet pública y requieren de software específico y configuraciones o autorización para acceder.

La otra consecuencia, sobre todo si se trata de cuentas con muchos seguidores, actividad comercial o de una personalidad pública, es que en general utilizan cuenta “business”, que incluye el número telefónico. Da lugar a un proceso largo y desgastante que generalmente comienza de madrugada, con un individuo desconocido que te contacta por WhatsApp reclamando un pago a manera de rescate para la devolución de la cuenta.

 

 

Gabriel Zurdo (foto), CEO de BTR Consulting confirmó: “Desde nuestro monitoreo observamos que en 2020 la cantidad de ataques online creció 300% y la de delitos efectivamente consumados 70%. Se volvieron más sofisticados. La mayoría de las personas no tiene una capacitación para estar preparada para estas estafas. Debemos ejercitar nuestro comportamiento digital, ser escépticos y tener autodisciplina”.