|31/12/20 07:49 PM

Seis mendocinos ya están listos para correr el Dakar 2021

En Autos, Motos y UTV habrá competidores de nuestra provincia. El lunes ponen en marcha una nueva ilusión

Por Redacción

 La variedad que ofrece la paleta de territorios saudíes permite imaginar infinitas combinaciones y tonalidades hasta dar con la esperada para el recorrido del Dakar. Tras descubrir el país en 2020, el recorrido de la edición 2021 se centra en la exploración: el acento estará puesto en seguir descubriendo nuevos parajes ya que los tramos de especial son totalmente inéditos; limitando el número de pistas rápidas en las que las diferencias que se hacen están más ligadas a la potencia de los vehículos que a otras circunstancias.

El prólogo será un ejercicio que fomentará que todos puedan volver a sumergirse en el estado de concentración que requiere la disciplina. A apenas treinta kilómetros del estadio del Rey Abdallah, las primeras pistas de arena del recorrido invitarán a calentar motores. La clasificación definirá sobre todo el orden de salida de la etapa del día siguiente para garantizar que se corra en total seguridad. Cada cual saldrá en el puesto que le corresponde.

Así comenzará este sábado una nueva edición de la carrera más extrema del mundo y que contará con la participación de seis mendocinos, los cuales llegan con distintas expectativas, pero hay un punto donde todos coinciden y se trata poder llegar a la meta a Jeddah el viernes 15 de enero.

Orlando Terranova junto a Ronnie Graue, Juan Cruz Yacopini acompañado por su padre Alejandro, Franco Caimi y Ricardo Torlaschi serán los seis representantes de nuestra provincia en tierras saudíes.

Terranova-Graue, un binomio que aspira a lo máximo

Orly Terranova se dispone a largar el Dakar número 15 de su palmarés. El piloto mendocino conoció el Dakar africano con participaciones en moto en 2005 y 2007, en las que no pudo llegar a la meta final.

Todo cambió a partir de 2009 cuando la competencia llegó a Sudamérica. Orly se pasó a las cuatro ruedas y a partir de allí empezó a escribir un exitoso palmarés, dando pruebas de su talento, velocidad y competitividad. Sus mejores resultados fueron los quintos puestos de 2013 y 2014, además de victorias de etapa y duelos épicos con Nasser Al Attiyah en 2015.

En las cinco últimas ediciones Orly registra arribos siempre en el top 20, a excepción de 2019, en la que se retiró por una lesión en la zona lumbar tras un aterrizaje algo violento en una duna. Sin embargo se reenganchó en la segunda parte de la carrera y así completó la prueba.

Orly no duda en calificar al Dakar 2020 como una gran carrera. En cuanto a su performance personal realizó una primera semana fantástica y llegó a estar primero en la clasificación general tras la segunda etapa. Exigente y autocrítico, el argentino no se muestra del todo conforme con su sexto puesto final y lo atribuye a algunos inconvenientes mecánicos, pero también a una caída en su ritmo de marcha durante la segunda parte de carrera, donde había muchas notas veloces.

“En diciembre estuvimos haciendo 500 kilómetros de tests en Jeddah para tomar contacto con el auto y para trabajar también en lo físico, con sesiones de bicicleta y entrenamiento. Este fue un año en el que no pude competir, pese a que quería estar en la Baja Portalegre, pero fue imposible por las cuarentenas impuestas. En el auto, el equipo X-Raid ha trabajado en varios aspectos: en la geometría de las suspensiones, en las parrillas para hacer más confortable la conducción, en el ángulo de ataque para encarar mejor las dunas, en la amortiguación para hacerlo más parecido a un buggy, y finalmente en los frenos con un cambio en los discos. ¿Mi objetivo? Tener la cabeza limpia, tratar de hacer una primera semana muy buena y mantener ese ritmo en la semana dos” (Orly Terranova)

En un año de pandemia, la dupla que integra junto al también mendocino Ronnie Graue, campeones de la Copa FIA de Bajas de Cross Country 2019, no pudieron ser de la partida en la Baja Portalegre, por las imposiciones de cuarentena entre países.

Para compensar la falta de competencias han hecho intensos entrenamientos con el equipo en Jeddah, buscando sumar kilómetros y probar las mejoras a nivel de suspensiones, parrillas, amortiguación y frenos de su MINI. Graue, el copiloto que llega en 2021 a su undécimo Dakar, se entusiasma con esas mejoras y asegura que estarán en condiciones de darle pelea a los Toyota.

El experto montañista -que hizo cumbre ocho veces en el Aconcagua- entrenó este año en escalada en roca y altura, mientras se plantea nuevos retos en el Himalaya para 2021. Los abanderados de Argentina en la categoría Autos van por un nuevo desafío: mejorar el quinto puesto, pero sobre todo hacer una carrera limpia con dos semanas a ritmo sostenido. Allí estará, según ellos, la clave del éxito.

“La presión del equipo siempre está. Creo que la entrega del roadbook antes de la largada fue un hecho muy positivo que impulsó David Castera y que emparejó las chances de todos. El Mini ha evolucionado en la geometría y en el balance de los pesos. Sin embargo será difícil correrle a los buggies, pero sí podremos luchar contra los Toyota. Una vez más tenemos como meta mejorar nuestro 5º puesto” (Ronnie Graue)

Los Yacopini van por su primer gran desafío

Juan Cruz Yacopini es un joven de 21 años, de una familia mendocina vinculada desde siempre al deporte motor, quien desde 2018 viene compitiendo en los certámenes de Todo Terreno de Argentina y que se coronó campeón en la categoría T1.1 en 2019.

En febrero de 2020, se dio el gusto de imponerse junto a su padre Alejandro en la primera edición del SARR. Juan Cruz asegura que desde que vio a su papá largar el Dakar en 2010 sabía que algún día llegaría su momento.

"Desde que ví a mi papá correr el Dakar por primera vez en 2010 supe que quería correrlo algún día. Y ese día finalmente llegó gracias al apoyo de Daniel Herrero de Toyota Argentina y de mi equipo. Es un Dakar en un continente nuevo para mí, pero tenerlo a mi papá sentado a la derecha me da mucha tranquilidad, por su experiencia y sé que juntos somos capaces de lograr mucho. Nuestro primer objetivo siempre es divertirnos y terminar las carreras. Cumpliendo ambos estamos más que satisfechos. Este año ha sido atípico porque no hemos tenido competencias, pero estamos entrenando muy fuerte tanto en lo físico como en lo emocional porque eso es muy importante en una carrera tan larga y tan exigente como el Dakar. El equipo Overdrive con la Hilux nos brinda mucha seguridad. Esperamos terminar la carrera más dura del mundo” (Juan Cruz Yacopini)

El apoyo de Toyota Argentina para tripular una Hilux del equipo Overdrive les da la seguridad de contar con un vehículo absolutamente confiable. El menor de los Yacopini dice que llega tranquilo porque tiene a Alejandro en la butaca derecha. Es que su papá tiene la experiencia de nueve ediciones del Dakar, con apenas un solo abandono y con un puesto 11 como su mejor resultado en 2018.

En un año de pocas competencias, han realizado un intenso entrenamiento y aseguran que están listos para vivir la experiencia. Juan Cruz afirma que el objetivo es el mismo de siempre: divertirse y terminar las carreras. Cumpliendo ambos, los Yacopini estarán más que satisfechos.

“Descubrí al Dakar corriendo en la categoría T2, en una división casi amateur que difiere mucho de lo que es hoy la categoría de autos, en la cual para intentar llegar, hay que contar con un equipo que te respalde. Ahora siento ese respaldo con el equipo Overdrive y con una Hilux que es un vehículo muy confiable, ideal para esta carrera. La verdad que correr el Dakar con Juan Cruz va a ser algo único. La familia siempre nos apoya y nos alienta en todo lo que sea nuestra dedicación al deporte. Vamos a ser de los pocos argentinos con la misión de representar de la mejor manera a Argentina en el Dakar”

Caimi, la apuesta fuerte de Yamaha a futuro

Caimi es una de las estrellas en ascenso en el Dakar y en el motociclismo internacional. Debutó en el Dakar en 2017 que unió Asunción del Paraguay con Buenos Aires, logrando un consistente octavo lugar y siendo además el mejor de los pilotos sudamericanos.

En el Dakar 2018 venía cumpliendo una gran labor, pero debió abandonar por problemas de embrague en la etapa 7. A finales de ese año, Franco sufrió sería una fractura de fémur en su pierna derecha durante la disputa del Rally de Marruecos. Allí el mendocino inició una intensa recuperación a contrarreloj y aunque llegó con el apto médico para estar en la línea de largada, debió abandonar el Dakar en la etapa 3 debido a los intensos dolores en la pierna lesionada.

El Dakar saudí fue muy positivo para el piloto argentino, aunque difícil para las huestes del equipo Yamaha. A poco del inicio, en la tercera etapa, las duras caídas de Van Beveren y De Soultrait, obligaron a un replanteo de la estrategia del equipo azul y cargaron la responsabilidad de un buen resultado en las espaldas de Caimi, lo que finalmente quedó reflejado en su octavo puesto.

En los días previos al Rally Andalucía, todos los integrantes del equipo compartieron tres semanas de entrenamientos físicos y tests, probando los desarrollos nuevos en la moto WR 450F especialmente a nivel de chasis y suspensiones. Satisfecho con su rendimiento, en un año de mucha incertidumbre y poco roce de carreras, Franco llega muy motivado a su quinto Dakar, con el objetivo de poner a Yamaha en lo más alto.

“Pese a la pandemia, el equipo siguió trabajando en el desarrollo. En el Rally Andalucía -que tenía más terrenos tipo WRC que de desierto- venía cuarto y con posibilidades de podio, pero en la última etapa a 50 km del final tuve una caída que me hizo perder tiempo y posiciones. De todas maneras, terminé muy contento con el rendimiento después de un año de tanta incertidumbre, sin roce de carreras. Pude estar toda la competencia peleando arriba. El objetivo del Dakar es de siempre: llevar a Yamaha lo más alto posible”.

Torlaschi, un navegante muy solicitado

Pasaron las 48 horas de aislamiento obligatorio, los PCR dieron negativo y quedó todo listo para el inicio de una nueva travesía para Ricardo Torlaschi. Será su segundo Rally Dakar sobre un UTV y, en esta oportunidad, estará navegando al ecuatoriano Sebastián Guayasamín con quien buscará pelear por el top cinco de la competencia.

Ya tuvo su primer contacto con la unidad que alista el Xtreme Plus francés y ambos quedaron muy conformes con el test realizado en Jeddah. No descubrieron inconvenientes y al finalizar, Ricardo habló al respecto: "Va muy bien el auto. La verdad que la ansiedad que tenemos es mucho y subirnos sirvió para comenzar a bajar esa tensión previa de estar ante un nuevo desafío".

"Tenemos muchas y buenas expectativas para la carrera. Nos hemos preparado muy bien física y mentalmente. El equipo ha trabajado sin pausa para entregarnos una herramienta que nos permita ir a buscar un gran resultado"

MIRÁ EL RECORRIDO COMPLETO