|01/12/20 07:19 PM

River venció a Paranaense y se metió en cuartos de la Libertadores

Tras el empate en la ida, el Millonario derrotó 1 a 0 al conjunto brasileño y avanzó a la siguiente ronda del certamen continental

Por Redacción

River derrotó este martes 1 a 0 a Athlético Paranaense y avanzó a los cuartos de final de la Copa Libertadores, en un partido disputado por la vuelta de los octavos de final, tras el empate en uno en Brasil la semana pasada.

El único gol del encuentro lo marcó el uruguayo Nicolás De la Cruz de penal a los 38 minutos del complemento.

Tal como sucedió en la ida, el Millonario fue y fue pero siempre falló en el toque final, esencialmente por la ineficacia de sus delanteros y volantes, pero mucho también por la eficiencia del joven arquero local Bento.

El DT Marcelo Gallardo propuso una línea de cinco con la inclusión del paraguayo Robert Rojas por el volante ofensivo Julián Álvarez respecto de la ida, tratando de ser más ofensivo desde lo táctico, pese a que la variante desde lo práctico parecía indicar lo opuesto.

En todo el primer tiempo River pasó una sola situación de peligro por las recurrentes malas salidas del arquero Franco Armani cuando los centros caen al borde de su área chica, pero Javier Pinola alejó el peligro.

Para la segunda etapa la escenografía se mantuvo, ya que River no bajó la intensidad, siguió yendo permanentemente, agotando todas sus posibilidades ofensivas, aunque chocando siempre contra la misma barrera: Bento.

El arquero visitante le sacó un tiro libre abajo, contra el palo derecho, a De la Cruz, y nuevamente le tapó un mano a mano al uruguayo en el borde del área chica tras una perfecta habilitación del cordobés Suárez.

Pero iba a redimirse De la Cruz restando menos de 10 minutos para el final, cuando una de las soluciones a las que suele echar mano Gallardo, el colombiano Jorge Carrascal, le sacó lustre a su fresco talento y hasta ocultó la opaca tarea de su connacional Rafael Santos Borré, con una acción individual que terminó en penal.

La ejecución estuvo a cargo del mismo De la Cruz pero, como no podía ser de otra manera, entre el palo primero y Bento después le impidieron la conquista, hasta que en el rebote la zurda del oriental le terminó otorgando el merecidísimo triunfo a River.

Y fue clasificación a cuartos de final nomás, la primera para un equipo argentino en estos octavos de final.