|15/06/21 02:25 PM

Las Gigantes quedaron fuera de competencia por brote de COVID-19

La Selección femenina de básquet se despide de la AmeriCup, ya que presenta siete jugadoras aisladas por coronavirus

Por Redacción

Lo que comenzó como un sueño y con la ilusión intacta se convirtió en una pesadilla para la Selección femenina de Básquet, ya fue descalificada de la AmeriCup 2021 al confirmarse este martes dos nuevas bajas en su plantel: Diana Cabrera (positivo de COVID-19) y Julieta Mungo (aislada por contacto estrecho). A ellas se sumó el kinesiólogo Mario Piñeiro, de acuerdo a lo oficializado desde la Confederación Argentina de Básquetbol. En el plantel se encuentran las mendocinas, Andrea Boquete(aislada) y Victoria Gauna.

A los primeros casos positivos de Melisa Gretter, Agostina Burani, más la baja por contacto estrecho de la mendocina Andrea Boquete, se le sumó Victoria Llorente con COVID-19 y Julieta Ale, aislada.

De acuerdo a la reglamentación de la competencia, al no poder competir con el mínimo establecido de 7 jugadoras (quedaron 5) por segunda ocasión en el certamen (el domingo no pudieron hacerlo con Venezuela y ante esta situación se suspendió el duelo de martes con Estados Unidos), Argentina quedó automáticamente eliminada.

"Argentina perderá estos dos partidos por confiscación y según las reglas oficiales de baloncesto, si en un torneo el equipo pierde por segunda vez, será descalificado del torneo y los resultados de todos los partidos jugados por este equipo serán anulados", reza el comunicado de FIBA.



Mientras tanto, el departamento médico de CAB informó que todos los casos están bien de salud, con síntomas leves. La delegación argentina empezará a emprender el retorno al país desde hoy, con los casos negativos.

Una verdadera pena lo sucedido, teniendo en cuenta que el plantel orientado por Gregorio Martínez concentró durante un mes en Capital Federal y prácticamente no tuvo inconvenientes con el COVID-19.

El técnico argentino, Gregorio Martínez,  relató en la página de CAB con precisión cómo fueron los recaudos durante casi 40 días sin casos positivos y posa la mirada en un control antidoping -domingo 6- y en el viaje a Puerto Rico -lunes 7-.

"Estamos con mucha tristeza e impotencia. Por todo el esfuerzo que hicimos durante casi 40 días y la ilusión que teníamos al llegar a Puerto Rico para competir de igual a igual".

Gregorio Martínez no esquiva el tema. Prefiere dar la cara y explicar cómo se sienten en el barco que capitanea. "Tanto remarla y te pasa esto... Acá venimos a jugar y ahora nos tenemos que centrar más en la salud de las jugadoras, que es lo realmente importante hoy, luego, el resto, se verá...", agrega luego de ser nuevamente hisopado, como el resto de la delegación argentina.

Por lo pronto, lejos de querer buscar culpables, Martínez mira para adentro y va para atrás, una y otra vez. "Prefiero hacerme responsable y ver si nos equivocamos en algo. Le seguimos buscando la vuelta al tema y no sabemos qué pasó. Realmente tomamos todas las precauciones posibles. Con el departamento médico y el cuarto técnico ya hicimos el camino, mentalmente, como 15 veces y es difícil encontrar algo o alguien contagiado que haya estado con nosotros", relató.

Lo cierto es que por el brote de COVID, Las Gigantes fueron descalificadas del certamen y deberán esperar que pase todo esto para poder regresar a casa.

TAGS